Las tapas del bar Los Zagales, en Valladolid


Nuestra visita a Valladolid nos ha obligado a hacer un salto en la tónica habitual del blog y hablar, no de un bar sino de LO QUE SIRVE DICHO BAR, única y exclusivamente. Todo empezó el día en el que, en una de esas tardes aburridas y caseras, vimos un capítulo del programa Bares Qué Lugares, de LaSexta, en el que hablaban del bar-restaurante LOS ZAGALES, de Valladolid.

Ellos explicaban que han ganado eventos varios relacionados con las tapas y, sobre todo, había una que habían mantenido en la carta porque la gente la pedía sin cesar. Se trataba del TIGRETOSTÓN, un claro homenaje al Tigretón de toda la vida pero dándole la vuelta, tanto en los ingredientes como en el hecho de servirla caliente. El envoltorio, como podéis ver en la foto, también recuerda al clásico pastelito.

Una de esas tardes en Valladolid nos llevó a Los Zagales y, obviamente, pedimos un Tigretostón. ¡Madre mía, qué cosa más alucinante! Esa mezcla de pan negro, morcilla, cebolla roja confitada y crema de queso estaba deliciosa; tanto, que nos lanzamos a probar todas las otras tapas de la carta y que también han sido premiadas en certámenes varios.

El “Obama en La Casablanca”, el “Tierra-Mar y Aire” o la nueva tapa-invención de este año: un mini bocata de calamares con un envoltorio transparente y aparentemente de plástico pero que en realidad resulta ser comestible. ¡Buenísimo!

Una primera visita a Los Zagales, como poco, te deja alucinado, y es que el impulsor de todo esto se esmera año tras año, superándose y realizando tapas extraordinarias. Por esto mismo, hemos querido hacer un artículo y emplazaros a todos a Valladolid porque, aparte de tener una Plaza Mayor preciosa, tapas como el Tigretostón forman parte de esas cosas que uno debería comer/hacer antes de morir.

Los Zagales
Pasión, 13. Valladolid

1 Comment

Add Yours

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notifícame nuevos comentarios por e-mail. También puedes suscribirte sin comentar.