Blog

Bodega J. Cala

De vez en cuando, la vida te sorprende con joyas como la que visitamos recientemente, y es que no solo es éste un local con mucho encanto sino que permanece IMPERTÉRRITO a pesar de hallarse en la parte más lejana de POBLE NOU, casi en la frontera con Badalona. Se trata, pues, de la Bodega J. Cala.

La fachada de madera y de un precioso color carmín da paso a un espacio interior abierto, entarimado en madera y con BOTAS DE VINO DE DISTINTA FORMA Y TAMAÑO. En las paredes encontramos decenas de fotografías antiguas y, sobre todo, pósters de temática TAURINA de épocas pasadas donde podemos ver, por ejemplo, a un Jesulín de Ubrique imberbe o el anuncio de una corrida de toros con Manolete, en Melilla. Además, llama la atención la particular devoción que los dueños tienen por los llaveros, que visten buena parte de la bodega.

Bodega Aregall


En nuestra incansable búsqueda de bares auténticos, hemos decidido incluir un establecimiento que no respondería exactamente a la tipología de bar sino más bien a la de restaurante, aunque se podría decir que funciona como las 2 cosas.

Lo que si está claro, nada más entrar y a pesar de lo que reza en el cartel exterior, es que YA NO EJERCE COMO BODEGA. Estamos hablando de la Bodega Aregall, situada en el límite del barrio de Les Corts, cerca del NOU CAMP, templo futbolístico donde los haya.

A lo largo de los años, sin embargo, fue perdiendo la función de bodega a favor de la de restaurante o, más bien, casa de comidas que preparan en una diminuta cocina más o menos a la vista y situada al fondo del establecimiento.

Coctelería Boadas


Después de hablar y localizar multitud de bares, bodegas e incluso granjas por el territorio nacional (que prometemos seguir ampliando), le toca el turno a una tipología de locales hasta ahora olvidada por nuestra parte : las Coctelerías. Y si hablamos de este tipo de establecimientos en Barcelona, la Coctelería Boadas merece el honor de ser la primera de una posible y quien sabe si extensa lista de referencias.

Este establecimiento, que sale en absolutamente todas las guías turísticas de la ciudad condal debido a su historia y sin duda también a su UBICACIÓN EN PLENAS RAMBLAS, abrió por los años 30 y conserva el aspecto original y una gran oferta de cócteles y combinados: Bloody Mary, Gimlet, Mojito, Gin Tonic, Rob Roy

Su localización se nos antoja un tanto desfasada con el paso del tiempo y el devenir de las Ramblas, que han perdido parte de su encanto debido a la banalización y vulgarización que el turismo masivo y barato ha imprimido al barrio.

Cafè de l’Òpera

Ochenta y tres son los años que acompañan al Café de la Ópera, emblemático local situado en una de las calles más transitadas del mundo: Las Ramblas de Barcelona, y justo enfrente del Gran Teatro del Liceo. No es de extrañar, entonces, que sus 4 paredes nos hablen de la historia de UNA BARCELONA DEL SIGLO XVIII, cuando aquél era el punto de partida de muchos carruajes a ciudades como Zaragoza o Madrid.

Más tarde, en pleno siglo XIX y a raíz de la construcción del Liceo, lo que fuera una tasca SE CONVIRTIÓ EN UNA CHOCOLATERÍA de decoración vienesa cuyos delicados espejos se conservan hoy día, además de otros detalles decorativos.

Actualmente, el Café de la Ópera es un bar-restaurante al que acudir, tanto para DESAYUNAR como para MERENDARSE un suizo con churros (lo que hicimos nosotros) o, incluso, para ir a COMER O CENAR, y es que su holgado horario permite esto y mucho más.

La Esquinica cumple 40 años

Empezamos el año con celebraciones, algo que nos congratula, y es que el próximo MARTES 10 DE ENERO, uno de los bares más conocidos y concurridos de la ciudad de Barcelona cumplirá 40 años de existencia, aunque, actualmente, su ubicación es distinta a la original (empezaron en el Turó de la Peira).

El bar La Esquinica, como la mayoría sabréis, es famosa por sus deliciosas patatas bravas, aunque no desmerecen la chistorra, el pincho moruno, los pimientos de padrón, los tigres, las croquetas… En resumen, una carta extensa y de buena calidad que los camareros te ofrecen a diario con la seña de identidad que les caracteriza: SU ENORME SIMPATÍA.