Bar Stop Madrid

Uno de los barrios más transgresores de Madrid esconde también joyas muy clásicas y es en la calle de Hortaleza donde nos topamos con el bar Stop Madrid, tan auténtico como CURIOSO ES SU NOMBRE.

Haciendo esquina, el bar Stop Madrid se nos aparece con una fachada repleta de vitrinas, una característica que parece recordar que ese establecimiento fue lo que fue en sus orígenes: una tienda de venta de vinos y licores, un dato que todavía hoy llevan en práctica.

Una vez dentro, vemos que el espacio es relativamente amplio y diáfano, a excepción del mostrador de mármol que parte la sala en 2. En una de las paredes de la entrada está la barra, cuya vitrina muestra un ejemplo de su oferta gastronómica: empanadillas, las típicas conservas, mojama, cecina de León, variedad de quesos, dos ensaladas distintas, etc. Y en función de nuestro apetito o gula podemos escoger 3 tamaños: CANAPÉ, TAPA O RACIÓN.

Este bar, INAUGURADO EN 1929, puede pasar bastante desapercibido entre tanta tienda y escaparate llamativo, además de que durante el día el espacio interior se nos antoja más bien lúgubre. De todos modos, el ambiente del Stop Madrid es agradable y la calidad de lo que probamos (ensalada de tomate y cecina de León) bastante buena.

Bar Stop Madrid
Hortaleza, 11. Madrid
De Lunes a Miércoles, de 12 a 16-16:30h y de 19 a 1:30h
De Jueves a Sábado, de 12 a 1h
Domingo, de 13 a 16h y de 19 a 1-1:30h


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notifícame nuevos comentarios por e-mail. También puedes suscribirte sin comentar.