«

«

El Chiringuito de Sitges

Sitges es una de las localidades costeras más famosas y visitadas del litoral barcelonés y dispone de una múltiple y variada oferta gastronómica, de entre la cual nosotros no nos cansaremos nunca de recomendar establecimientos como EL CABLE, citados en este Blog con anterioridad.

Pero si nos damos una vuelta por sus playas, descubriremos una pequeña joya incrustada en pleno PASEO MARÍTIMO que resiste a los cambios urbanísticos como una lapa aferrada a la roca; se trata, ni más ni menos, que del PRIMER CHIRINGUITO DE ESPAÑA. Fundado en 1913 por el Capitán Calafell, este establecimiento se erige como el primer merendero de playa y como el impulsor del término “chiringuito” en el resto del territorio español.

Su estética es muy marinera, con tonos blancos y azules y un techo tradicional de tejas. Su interior es amplio y luminoso aunque la mayoría de mesas se disponen en el perímetro exterior desde donde se contempla perfectamente el Paseo y la playa de la Ribera. Un mural en una de las paredes exteriores nos recuerda su origen y puntualiza su singularidad a modo de reclamo.

Un bonito bar en un enclave inmejorable en el que se puede degustar aperitivos al uso como patatas chips, olivas, anchoas y otras conservas o incluso platos de fritura de pescado, como no podía ser de otra manera estando donde está.

Desde este Blog no podemos dar fe de la calidad de la comida, más allá de las olivas y las chips, pero sí podemos denunciar de forma contundente los precios abusivos de todos sus productos. Desconocemos el motivo de esta política de precios, pero para nosotros es motivo suficiente para no volver nunca más. ¡Una pena!

Chiringuito
Paseo de la Ribera s/n. Sitges

3 comentarios

  1. Judit

    Auténticamente desastroso. Desde la llegada muy pésimo todo. Sólo habia un camareo en toda la terraza… Fatal llevado, el jefe estaba allí tumbado en una butaca. Nadie nos informo de que no se podía pagar con tarjeta. Un desastre calidad precio. No lo recomiendo a nadie. Gracias y saludos.

  2. Mireia

    Es una pena que un chiringuito con esta estética tan auténtica sea tan caro y la calidad tan pésima.
    Tomamos una copa de vino blanco y un bermut y fue un engaño. La calidad de las dos bebidas fue horrible…el vino servido en una copa de licor y absolutamente rayada, el bermut sin una triste oliva… Muy mal.

    1. gO

      Tienes razón, Mireia. Es vergonzoso y penoso…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Notifícame nuevos comentarios por e-mail. También puedes suscribirte sin comentar.