Bar Borrell

Ajeno a modas y a los turistas que invaden Barcelona, se mantiene casi intacto el bar Borrell, que abriera sus puertas en 1909 como restaurante para atender a los artistas de la farándula, como bien explica Xavier Theros en un artículo que cuelga de una pared.

Épocas pasadas se reflejan en la decoración del local, con viejísimos transistores, neveras de obra y espejos que nos hablan de Bodegas Bilbaínas, de Lumen Gran Champán, de Vermouth Aquila Rossa… Todo ello presidido por la cabeza de un toro que parece ejercer de vigía permanente.

El Bar Borrell cuenta con una primera parte en la que encontramos la barra del bar y unos toneles que ejercen de mesas altas. Al fondo, se abre el salón donde mesas de mármol permiten una mayor comodidad, tanto para charlar como para tapear dentro de la extensa oferta que el local ofrece.

Nosotros, en nuestra primera que no última visita, optamos por unas almendras saladas, unos calamares a la romana y unos chorizos fritos, todo ello regado con una caña de rubia y otra de negra BockDamm, de la cual una servidora es acérrima seguidora desde que la descubriera en el Bar Salvat y que, por desgracia, casi nunca encuentras en botella; mucho menos en tirador.


La calidad de lo probado es aceptable, aunque la carta es mucho más extensa, pues cuentan con bocadillos además de tapas. Su extenso horario permite incluso ir a desayunar y/o a tomar unas copas después de cenar. Así pues, no hay excusa para no ir a conocer este bar centenario.

Bar Borrell
Avenida Paral.lel, 84. Barcelona
De Lunes a Jueves y Domingo, de 8 a 23h
Viernes y Sábado, de 8 a 3h


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notifícame nuevos comentarios por e-mail. También puedes suscribirte sin comentar.