El Rey de la Cerveza – Punkin & Portamarillo (Review)


En el programa de hoy de EL REY DE LA CERVEZA hemos conocido la cerveza PUNKIN ALE, una variedad hecha con calabaza que ideó el propio Sam Calagione cuando solo era un aficionado con un garaje en el que hacer brebajes y demás experimentos. Tal es su éxito que muchas otras cerveceras han copiado su idea y, aún así, toda la producción de Punkin Ale, que sólo se elabora en otoño, está vendida incluso antes de salir de Dogfish Head.

En esta partida, por eso, los chicos detectan un problema muy grave que echa a perder varios palets de Punkin Ale, y es que el proveedor ha entregado botellas de rosca y no del tipo que ellos usan. Una vez más, da un pena horrible ver cómo litros de preciado oro líquido se va por el desagüe. Aún así, Sam revisa las botellas que ya estaban empaquetadas y, a pesar de que los análisis confirman que la calidad es excelente y que el “modelo rosca” no produce fugas, decide no arriesgarse y regala una caja a cada uno de sus empleados ¡toma regalazo!

Por otra parte, um amigo neozelandés de Sam, Luke, le propone idear una cerveza nueva para la BEERVANA, el evento más importante de Nueva Zelanda y que en esta edición la temática es “productos de la tierra”. Se deciden por incorporar, básicamente, el tamarillo, que es una especie de tomate un tanto ácida, típica en el país aunque originario de los Andes, Perú, Colombia, Chile, Ecuador y Bolivia.

El brebaje final incluye, además, azúcar moreno brasileño y agua y lúpulo neozelandeses, más todos los ingredientes clásicos. Parte de la fase de fermentación se realizará durante el viaje a Nueva Zelanda, pues andan algo justos de tiempo, para variar.

Sam viaja al país con su familia, momento en el que conocemos por primera vez a su mujer y a sus dos hijos pre-adolescentes y, a partir de aquí, seremos los telespectadores los que veamos más a la familia que el propio Sam, que se pasará toda la semana entre cerveceras, reuniones y preparativos para la Beervana, nervioso por ver el éxito que tendrá la PORTAMARILLO.

A todo esto, hemos conocido a un artista super freak que hace obras de arte (o lo que sea eso) usando solo rebanadas de pan de molde y ha creído oportuno idear un mural con la imagen de la Portamarillo, mural que un emocionado Sam utilizará como fondo del stand de la Beervana.

Finalmente, la Portamarillo triunfa entre la gente que la prueba pero no gana el concurso de mejor cerveza elaborada con ingredientes autóctonos. De todos modos, seguro que se vuelve a Delaware con una idea, y es que su hija ha confundido “tamarillo” por “armadillo”… ¿no será capaz, no?

Más capítulos de El Rey de la Cerveza

Foto www.dogfish.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notifícame nuevos comentarios por e-mail. También puedes suscribirte sin comentar.