Coctelería Dry Martini


Hace apenas unos dias hablábamos de la publicación británica Drinks International, pues hacía su lista de los 50 mejores bares del mundo, siendo el DRY MARTINI uno de los 2 españoles que entraban en ella. Así pues, y siendo todo un clásico de Barcelona, decidimos hacerle una visita, la primera en nuestro caso, a decir verdad.

Y no habíamos entrado nunca antes por un solo motivo, pues siempre se había asociado esta coctelería a un ambiente muy distinguido, algo carca incluso y cuya clientela rondaría una edad media de 40-50 años. Probablemente, fue así en tiempos pretéritos, pero hoy en día y, seguramente, gracias a la proyección internacional de JAVIER DE LAS MUELAS, la realidad es muy distinta.

Una vez traspasas la puerta de la entrada, entras en un ambiente muy cálido y acogedor, cuya decoración es la típica de una clásica coctelería: paredes y barra de madera, sillones de piel, luz puntual, camareros uniformados, musiquita de fondo… y los cócteles, ¡claro!

 

En el Dry Martini se dan algunas particularidades, como es el RESTAURANTE CLANDESTINO que Javier de las Muelas inauguró en el almacén del bar en 2001, llamado Speakeasy, y en el que encontramos un menú delicatessen apto para no muchos. Además, y por motivo del 30 aniversario, Javier colocó UN CONTADOR tras la barra donde ver los Martinis que llevan servidos y que, incluso, el cliente que lo pide puede solicitar un certificado con su nombre y el número del pedido; toda una frikada que a más de uno le hará gracia tener.

En definitiva, un local muy recomendable si os gustan los cócteles y transportaros un poquito a la época de la Ley Seca. En cuanto a decoración y ambiente, diría que es el más vistoso de todas las coctelerías que hemos publicado.

Dry Martini
Aribau, 162-166. Barcelona
De Lunes a Jueves, de 13 a 2:30h
Viernes, de 13 a 3h
Sábado, de 18:30 a 3h
Domingo, de 18:30 a 2:30h


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notifícame nuevos comentarios por e-mail. También puedes suscribirte sin comentar.