Cerveza Artesana, el hobby de los parados

Lo hemos oído cientos de veces eso de que la crisis agudiza el ingenio y mientras algunos se quedan en paro y dedican el día a echar currículums, otros (cansados de echarlos o no) deciden que es el momento de hacer algo diferente, interesante, y que llene todas esas horas muertas que le quedan a uno cuando se queda sin trabajo. Aquí es donde aparece el boom de las MICROCERVECERIAS.

España es un país cervecero desde siempre, aunque lo que siempre nos han dado de beber fuese industrial y no conociéramos otra cosa. Supongo que el auge de estas microcervecerías, que se crean nuevas todos los meses (como en el caso de Barcelona, donde es inminente la inauguración de una fábrica de cerveza artesana), tiene mucho que agradecer a los primeros homebrewers que se atrevieron a ponerse a elaborarla antes de que nos invadiera la cansina CRISIS (léase, por ejemplo, Glops).

Creando un precedente y dando a conocer a la gente de aquí lo que era una CERVEZA DE VERDAD, se podría decir que “la moda” llegó sola, aunque opino que la moda no es beber artesana sino hacer artesana, por lo que ya no hay vuelta atrás para el consumidor de tan sabroso líquido.

Que hacer cerveza esté de moda es gracias, también, a que la infraestructura necesaria es bastante asequible, a no ser que te lo montes a lo grande y ya requieras de una maquinaria. En todo caso, casi todas las semanas nos encontramos con clientes en el bar que nos cuentan que ellos hacen cerveza en casa, que van a montar una empresa, etc


La cerveza artesana no consta en las estadísticas
y tardará mucho en constar, a pesar de su proliferación y ejercicio de marketing (ferias, festivales…), si bien es verdad que el tanto por ciento que la consume es todavía ínfimo. De todas formas, ya va siendo hora que la gente empiece a valorar y equiparar una buena cerveza con un buen vino, tanto para tomarla como para acompañarla con la comida, un tema en el que ya se podrían poner las pilas los restaurantes, que con la Inedit se creen que ya han puesto el toque super especial a la carta.

Me gusta, por eso, que las grandes marcas anden ya un tanto asustadas y hasta traten de boicotear la artesana en eventos. ¿Será que ya la consideran competencia directa? Eso es buena señal.

Fuente www.elconfidencial.com

3 Comments

Add Yours
  1. 2
    El Jardín del Lúpulo

    Bueno, aún queda para que realmente le hagan competencia a las grande marcas. Queda, principalmente, que se profesionalicen y hagan (con un buen modelo de negocio) buena cerveza y a un precio realmente competitivo. Si no, no dejarán de ser cerveceros caseros pero con más litros, y no se estabilizarán en el mercado. Un restaurante jamás pondrá en su carta un producto irregular, “artesano”, lleno de altibajos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notifícame nuevos comentarios por e-mail. También puedes suscribirte sin comentar.