Los mejores bares de tapas 2013


Ir de tapeo es una costumbre muy nuestra; tanto, que en todo el centro de Barcelona no hay bar para turista que no tenga puesta, bien grande, la palabra “TAPAS” en su fachada. Un reclamo que ha prostituido su esencia, como casi siempre pasa cuando formas parte de la ruta para extranjeros. Pero no todo vale; es más, una vez nos hemos puesto a hacer esta lista, hemos visto que tampoco hay tantos bares (que nosotros conozcamos) cuya carta de tapas sea de óptima calidad en su conjunto.

Por esto mismo, hemos excluído aquellos bares que, aunque nos encantan, se han especializado en una sola tapa, dejando más de lado (o totalmente de lado) el resto de su oferta gastronómica.

No es un Top10 al uso, no vamos a darle una medalla de oro al the very best, es una lista de los 10 bares que más nos gustan por su calidad y variedad, y que ambas cualidades siempre (o casi) van de la mano.

  • Cal Pep. Barcelona. En Plaça de les Olles nos encontramos con un bar que apuesta por la calidad de sus ingredientes y el buen hacer en la cocina. El resultado, unos platos increíbles, una carne y un pescado de 10.
  • Casa Alfonso. Barcelona. Considerado de interés cultural, también nos interesap por su oferta gastronómica; una carta de tapas extensa y de buena calidad.
  • Cova Fumada. Barcelona. Se dice que fue aquí donde se inventaron las bombas y, aunque no sea cierto, nos da igual, porque están tan ricas que ya no queremos probar otras. El pescado que ofrecen no podría estar más fresco y bueno.
  • El Cable. Sitges. Los dos hermanos que llevan este bar son unos apasionados de la gastronomía como no hemos visto antes; no por nada han ganado todos los certámenes de tapas organizados en su ciudad y su oferta en el bar es digna de mención.
  • La Ardosa. Madrid. Una pequeña bodega en el centro de la capital que nos enamoró desde el primer segundo. Preciosa por fuera, auténtica por dentro y una oferta de tapas que quita el sentío.
  • La Esquinica. Barcelona. Regentada por una familia maña, este bar es tan querido como odiado. Sus patatas bravas, de las más famosas de la ciudad, tienen días buenos y días malos pero, en todo caso, recomendables son también los champiñones, pimientos de padrón, moruno, tigres…
  • La Palma. Barcelona. Uno de los secretos del barrio gótico de la ciudad se escapa de la ruta turística, por eso será que tampoco es demasiado conocido. Una pena (o no), porque su carta suele ser deliciosa: quesos, empanadas argentinas, patatas bravas…
  • Los Diamantes. Granada. El salero de los andaluces se refleja en los camareros del original Los Diamantes, en calle Navas. Una profesionalidad que nos dejó estupefactos, al igual que la calidad del pescado y la generosidad de sus tapas, las gratuitas y las que pagamos.
  • Quimet & Quimet. Barcelona. Tan pequeño en dimensiones pero tan grande en calidad, sus montaditos son una delicia para el paladar, pero puedes pedir también croquetas, tabla de embutidos, de quesos… todo maridado con su propia cerveza, hecha en Bélgica.
  • Vaso de Oro. Barcelona. La cervecería que mejor tira la cerveza de la ciudad ofrece una carta con tapas más que célebres: el sandwich “Granjero”, el solomillo con foie, la ensaladilla rusa… un local estrecho pero abarrotado de uniformados camareros, todos varones, que atienden con simpatía y desparpajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notifícame nuevos comentarios por e-mail. También puedes suscribirte sin comentar.