El bar Quimet & Quimet cumple 100 años

Nueve de la mañana de un día cualquiera, has madrugado para acompañar a tus padres al ambulatorio y con un único pensamiento en la cabeza: “al salir, les voy a llevar a nuestro bar favorito de la ciudad, por fin”. Y cuando tu deseo se convierte en el de ellos, quienes anotan la dirección del lugar y se guardan la tarjeta para volver en su siguiente visita al médico, se te llena el cuerpo de satisfacción y orgullo, porque no hay nada como acertar al recomendar a los que más quieres y compartir con ellos lugares tan especiales.

No es gratuita la fama del bar Quimet & Quimet, un reducido espacio que aúna calidad, mimo, carisma, simpatía y cordialidad, porque los hermanos Joana y Quim son todo generosidad y da gusto charlar con ellos mientras riegas tu paladar con sabores exquisitos expresados en montaditos, tablas y combinados.

Salmón con yogur y miel, bacalao con picada de pimientos, ventresca con piquillo, mejillones con caviar, chipirones con cebolla…


Este año 2014, el bar bodega Quimet & Quimet cumple sus 100 años de existencia, toda una vida que ha sufrido cambios de filosofía y cuenta con anécdotas curiosas, como EL NACIMIENTO en el mismo bar de una de las 3 generaciones que han regentado y regentan el lugar o las asiduas visitas de JOAN MANUEL SERRAT, vecino de la misma calle durante su infancia y juventud.

Desde aquí, queremos FELICITAR DE TODO CORAZÓN a la familia Quimet & Quimet por esos 100 años, por ofrecer lo que ofrecen y por ser como son. Nosotros no estaremos para el 200 anivesario y me temo que ellos tampoco, aunque parece que la estirpe está por la labor de seguir con el negocio, de lo cual nos alegramos. Eso sí, seguiremos disfrutando de nuestro bar favorito de BARCELONA mientras el cuerpo nos acompañe.

Os dejamos algunas muestras en vídeo del Quimet & Quimet:


minuto 1:20

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notifícame nuevos comentarios por e-mail. También puedes suscribirte sin comentar.