Barcelona Beer Festival 2014. Más allá de la cerveza


Antesdeayer finalizó la tercera edición de la Barcelona Beer Festival y ya podemos confirmar que ha sido un EXITAZO en cuanto a afluencia de público; tanto ha sido así que la organización se ha visto obligada a cerrar el acceso en más de una ocasión por la limitación del aforo, dejando en espera a toda la gente que hacía cola.

Esta situación no es nueva, puesto que viene repitiéndose desde la 1ª edición, lo que confirma, por una parte, la gran acogida que tiene este festival y, por otra, que no le afectan los cambios en su ubicación. Ya van 3 festivales y 3 localizaciones diferentes. Desconocemos si es una estrategia premeditada o simple constatación de lo difícil que es encontrar una buena ubicación que reúna los requisitos necesarios para un evento de estas características en el centro de la ciudad. Sea como sea ¡¡esperamos ansiosos la próxima BBF!!

Pero desde esta plataforma, amén de alegrarnos del éxito conseguido y pese a ser unos grandes defensores de este tipo de eventos relacionados con la CERVEZA ARTESANA, también nos vemos en la obligación de hacer una leve crítica en un aspecto que, humildemente, creemos que está descuidado y que se podría potenciar en futuras ediciones.

No hablamos de la calidad o variedad de cervezas (eso lo dejamos para los verdaderos expertos; nosotros apenas somos principiantes) sino de la OFERTA LÚDICA que ofrece el certamen. Entendemos que el festival se centra en probar y degustar cervezas artesanas, muchas de las cuales cuesta encontrar por estas latitudes y otras se elaboran específicamente para la ocasión, pero creemos que, llegados a esta 3ª edición, cabría esperar una oferta que vaya más allá de la cerveza. Es decir, ampliar el concepto y darle un mayor empaque ya no solo estético sino ofreciendo una mejor y mayor oferta gastronómica, más zonas de descanso tipo “lounge” donde tumbarse o sentarse y, por qué no, un escenario con actuaciones y demostraciones en directo par amenizar el ambiente. En definitiva, potenciar la imagen y por ende la decoración del evento, dotarlo de más variedad de actividades para que adquiera mayor prestancia y no se limite a una fila interminable de grifos a modo de abrevadero

Tómese esto como sugerencia y critica constructiva de un festival que consideramos imprescindible pero que entendemos que tiene que crecer en todos los aspectos.

¡Larga vida a la BBF!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notifícame nuevos comentarios por e-mail. También puedes suscribirte sin comentar.