Café Shakerato, el invento italiano para el verano

Parece increíble pero todavía no hemos importado todo de la gastronomía italiana. Tenemos las pizzas, la pasta, el tiramisù, la pannacotta, el lambrusco, el chianti, el Spritz, el Negroni… pero nos falta el CAFFÈ SHAKERATO, una versión postmoderna del café con hielo de toda la vida.

Como podréis haber intuido y sabiendo lo amantes que son en Italia de los anglicismos, el Shakerato es un café que utiliza los mismos ingredientes del café con hielo pero con el añadido de que se agita en la coctelera, dando un resultado más cremoso, homogéneo y refrescante, ideal para los días calurosos. Y teniendo en cuenta que en nuestro país, en verano, hace mucho calor ¿cómo es que no hay bares que ofrezcan el café shakerato?

Los ingredientes para hacer un perfecto café shakerato son café, cubitos de hielo y azúcar líquido para que quede bien disuelto. Metemos en la coctelera 4 ó 5 cubitos de hielo, una cucharada y media de azúcar, y un café expreso más bien largo y siempre caliente. Sobre todo, HAY QUE METER LOS INGREDIENTES EN ESE ORDEN para que la temperatura del café no nos estropee el invento.

Enseguida que hayamos metido el café en la coctelera, cerramos y removemos enérgicamente unos 10 segundos. Colocamos el resultado en una copa estilo Martini que, previamente, habremos metido en la nevera.

Los italianos saben cómo hacer un buen café, así que siempre nos recomendarán que el agua del hielo sea mineral y no del grifo, que es mucho más dura. Si, además, le queréis dar alegría al asunto y añadirle licor (Amaretto, anís, etc), tenéis que echarlo en el shaker justo antes del café.

Desde aquí, hacemos un llamamiento a todos los bares, regentados por italianos o no, para que el café shakerato irrumpa con fuerza este verano. Eso, o nos vamos a Italia a pasar las vacaciones… 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notifícame nuevos comentarios por e-mail. También puedes suscribirte sin comentar.