Cervecería Ferretería

No es la primera vez que, ante un local como éste, acabamos debatiendo largo y tendido sobre los valores de autenticidad, por los cuales nos regimos a la hora de hablar aquí de un bar o no. Su antigüedad junto con la personalidad son los valores más significativos pero, qué sucede cuando la antigüedad y la personalidad son características heredadas

Muchos de esos comercios antiguos que vemos en postales y libros, casi siempre en blanco y negro, llaman la atención y atraen especialmente por su decoración hecha a mano por herreros, orfebres y ebanistas, artesanos del hierro, el metal y la madera que hacían trabajos manuales excelentemente terminados, otorgando al comercio de unos detalles que ya son pasto de la memoria histórica de sus vecinos y familiares.

Es por eso que cuando nos encontramos con un bar que ha querido mantener intacta la esencia de un negocio previo, un comercio de decoración espléndida, nos alegramos enormemente a la vez que entramos en discusión. Ese bar es, en verdad, una ventana al pasado de nuestros abuelos, bisabuelos… tiene, en definitiva, una singularidad única. Y unn ejemplo de todo esto es la Cervecería Ferretería de Reus (Tarragona).

Un enorme local con 2 entradas acogía, desde 1850, la FERRETERIA CASALS, un negocio que ha vivido los años más prósperos de Reus y que cerró sus puertas en 1997. Los nuevos dueños del local asumieron, muy inteligentemente, que allí se tenía que montar un bar pero manteniendo al máximo la distribución y detalles originales de la ferretería, por lo que hoy en día, al traspasar esas puertas, no sabemos si estamos en un bar con sabor a ferretería o en una ferretería en la que te sirven cerveza.


En La Ferretería encontramos las antiguas cajoneras, las vitrinas de madera, la antigua caja registradora (no la utilizan), un buen catálogo de herramientas originales, el altillo original con la estrecha escalera de acceso, las lámparas de hierro… Una ambientación a la que no le falta un guiño simpático como son las denominaciones que reciben las medidas de la cerveza: el “punxó” (punzón) es la caña más pequeña, las “brocas” del 4, del 6 ó del 8, y la “ferrada” (cubo), que es el tamaño más grande.

Es una lástima, por eso, que, a pesar de autodenominarse cervecería y de tener un espacio de exposición tan sumamente generoso, no hayan apostado por una variedad de marcas y calidad de cerveza más amplia que la de prácticamente cualquier otro bar.

Cervecería Ferretería
Plaça de la Farinera, 10. Reus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notifícame nuevos comentarios por e-mail. También puedes suscribirte sin comentar.