La Casa del Abuelo


Callejeando por el centro de Madrid nos encontramos con LA CASA DEL ABUELO, una taberna centenaria que empezó en 1906 bajo el nombre de La Alicantina y que se hizo famosa en la ciudad por tener uno de los mejores vinos dulces de la ciudad, traído, precisamente, de Alicante.

“El vino del abuelo” era lo que pedían los clientes y ya pocos llamaban a este local por su nombre, así que sus dueños tomaron la decisión de cambiárselo a como lo conocemos hoy. Aún así, no han cambiado su esencia ni su filosofía, pues mantienen su oferta gastronómica, escueta y de calidad, y hasta la vajilla y plancha originales.

La Casa del Abuelo es una taberna de dimensiones bastante reducidas, con un rinconcito dedicado a la plancha y donde elaboran las GAMBAS AL AJILLO, su plato estrella, y una larga barra al fondo, donde atiende un camarero de oficio la mar de simpático y en la que encontramos desde vermut de grifo hasta el famoso vino dulce de la casa.

Las paredes están repletas de espejos en los que hay escrita la oferta gastonómica, fotos antiguas del bar, fotos con personajes célebres y el diploma que la acredita como taberna emblemática de Madrid, un reconocimiento que, como bien hemos podido comprobar en los últimos años, de bien poco ha servido a muchas otras tabernas de la ciudad.


Cómo no, recomendamos las famosas gambas al ajillo, que están de muerte, y el vino dulce, que entra fácil. Además, y como llegamos con hambre, nos pedimos unas gambas de Huelva. No nos fuimos de allí sin uno de esos botellines antiguos de Mahou y un delantal de la taberna; recuerdos de Madrid que sí que molan.

La Casa del Abuelo no tiene sólo esta taberna, pues desde hace unos cuantos años ha ido ampliando su “territorio gambil” en su propio barrio, en el que encontramos uno en la calle Núñez de Arce y otro justo enfrente, a modo de taberna “replicante”, y una tercera en la calle Goya, en Recoletos.

La Casa del Abuelo
Calle de la Victoria, 12. Madrid
De Domingo a Jueves, de 12 a 24h.
Viernes y Sábado, de 12 a 1h.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notifícame nuevos comentarios por e-mail. También puedes suscribirte sin comentar.