«

Bodega El Pimpi


La última vez que pisamos Málaga desconocíamos la existencia de este bar, que resulta ser toda una institución en la ciudad. EL PIMPI es auténtico pero no centenario, y es que su envidiable emplazamiento y su ubicación en un enorme caserón del siglo XVIII dan la impresión de que lleve ahí toda la vida.

Inaugurado en 1971, la bodega debe su nombre a un conocido personaje de la ciudad que ayudaba a las tripulaciones y pasajeros que llegaban al puerto y, años más tarde, ampliaban su abanico convirtiéndose en guías turísticos de Málaga.

EL PIMPI ES UNA PASADA. Dividido en dos zonas diferenciadas por una entrada propia, lo que se definiría como El Pimpi aprovecha prácticamente todo el caserón con salones y terrazas para los clientes; una inmensidad de bar de varios pisos, diferentes barras, decenas de mesas, barricas para aburrir y motivos andaluces de antaño. No falta el “muro de la fama”, una pared atiborrada de fotos de personajes célebres y famosetes que han pasado por El Pimpi.

En una entrada anexa tenemos el RINCÓN DE LOS PINTORES, un bar minúsculo de una sola barra y exquisitas tapas, llevado por un CAMARERO de esos de oficio, de los que escasean de verdad. Simpático, educado y hablando en un inglés a los turistas con un acento andaluz tan cerrado que no entiende nadie pero que lo mismo da que da lo mismo.


Sí, es un bar muuuy turístico, pero la simpatía y atención de los camareros, el buen ambiente y la calidad del producto bien merecen almenos UNA VISITA. A nosotros, nos gustó mucho todo pero nos entusiasmaron LOS BOQUERONES, que repetimos un segundo día.


Bodega El Pimpi

Calle Granada, 62. Málaga
Todos los días, a partir de las 10h

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Notifícame nuevos comentarios por e-mail. También puedes suscribirte sin comentar.