Los mejores calamares a la romana de Barcelona


Se les ama y se les odia por igual; clásico entre los clásicos, los calamares a la romana sufren el cariño más tierno o la tortura más despiadada de los bares que deciden incluirlo en su cartas, que no son tantos como pudiera parecer. Y es que podemos tener la suerte de encontrárnoslos super frescos y recién bañados en un suave rebozado, congelados de bolsa pero rebozados al momento o el total look: calamar y rebozado congelados listo para salir de la bolsa y zambullirse en la humeante freidora.

Si bien el savoir-faire del cocinero y la calidad del rebozado pueden ayudar y mucho a mejorar una materia prima decente o reguleras, en el último caso no hay por donde coger el calamar, la verdad. Suerte tendremos el día que dejemos de ver para siempre en un bar o restaurante ese calamar con rebozado de color amarillo verdoso que parece haberse fabricado en la central nuclear de Homer Simpson y que no te está diciendo precisamente “cómeme”.

A colación de nuestra intervención en el programa de radio VIA LLIURE de Rac1 del día 15 de Julio de 2017, hemos decidido dejar constancia de los calamares a la romana que, a día de hoy, nos hacen salivar solo con recordarlos. Y no es un bar, precisamente, el que nos tiene más enamorados…

·RACÓ DEL MARINER. Descubrimos este restaurante cuando estaba a punto de cambiar su ubicación original, en el muelle de los pescadores de Port Vell, por el actual en el Port Fòrum. Una lástima porque la esencia del lugar y la gracia de entrar por el control del puerto era una experiencia única. El marisco y el pescado, espectaculares. Los calamares a la romana, antológicos.

·CAL PEP. Una joyita del barrio del Born que nos encanta a pesar de las colas de turistas que suele tener. Su ración de calamares es abundante y mezcla los aros con las tiras y patas de este cefalópodo.

·COVA FUMADA. El pescado de este gran bar emblemático es fresquísimo pero la ración, en esta ocasión, es un tanto reducida.

·BARCELONA BEER COMPANY TAPROOM. Nació como una cervecera artesana y, recientemente, han abierto su propio bar en el centro de la ciudad. Su oferta gastronómica es sencilla pero con ese punto punky que se refleja en el nombre de sus cervezas. Por eso mismo, nos traen el clásico bocata de calamares de Madrid pero con un toque hipster añadiéndole mayonesa de wasabi. Está riquísimo.

·BAR RESTAURANTE ALASTRUEY. A pesar de que la presentación invita a salir huyendo del lugar, los calamares a la romana (junto con la ensaladilla rusa) merecen una visita a este bar, situado junto al Mercat de Santa Caterina.

Para terminar, aquí os dejamos con el podcast del programa VIA LLIURE, donde hablamos de estos y otros calamares a la romana además de las recomendaciones de los oyentes, ¡qué nos apuntamos para ir a visitar! (a partir del minuto 15)

2 Comments

Add Yours
    • 2
      gO

      Hola Marc,

      nos guíamos por lo que dicen los bares. Aún así, es posible que según el rebozado el resultado sea más fino o más grumoso. También sospechamos que en algunos establecimientos dicen “a la romana” cuando saben que es “a la andaluza” porque lo otro vende más….

      Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notifícame nuevos comentarios por e-mail. También puedes suscribirte sin comentar.