En el bar con Jordi Ibañez, del bar l’Anxoveta de Sants

Anxoveta de Sants
Nos sentamos con Jordi Ibañez a tomar unas mixtas en su bar L’ANXOVETA DE SANTS ya que, además de buenos amigos, es un referente en este heterogéneo barrio de BARCELONA y teníamos ganas de que nos explicara un poco más de él y de cómo entiende el apasionante y sufrido mundo de la hostelería.

Muchos le conoceréis por el BAR BODEGA SALVAT, emblemático local de Sants del que fue socio activo, siempre tras la barra ya fuera para atender a la clientela vieja y cada vez más joven, a limpiar anchoas a primera hora de la mañana… Hasta que hace algo más de un año tomó la trascendental decisión de montar un bar él solo. El día 18 de Agosto de 2016 nació, pues, L’Anxoveta de Sants, un nombre que se nos antoja magnífico para el local.

***

Tú empezaste siendo socio en el emblemático Bar Bodega Salvat de Sants. ¿Cómo fue tu experiencia allí?¿Qué destacarías?
Al principio, sobre todo, adquirir los conocimientos propios de una bodega, cómo se hacían las cosas al modo antiguo. Aún habiendo tenido contacto con hostelería había cosas muy especiales de bodega que no tenía ni idea y allí las aprendí. Y, sobre todo, también, el haber conocido la cantidad de gente que conocí en el Salvat; gente que ahora son, prácticamente, familia.

Ahora tienes tu propio bar, l’Anxoveta de Sants, con el que llevas poco más de un año. ¿Cómo valoras este nuevo proyecto?
Lo valoro de una manera super positiva. Aparte de haber seguido con la “familia” que tenía en el Salvat, que ahora se ha ampliado muchísimo, está el tema, también, de ampliar la oferta con respecto al producto que teníamos en la bodega Salvat, que nos ha hecho crecer mucho.

La anchoa es tu producto estrella. ¿Cuál es el secreto para que tenga tanto éxito?
El secreto de la anchoa es buscar cada año el mejor producto. Cada año, cuando llega la temporada, me dedico a probar todos los contactos que tengo en el cantábrico para encontrar lo que más me gusta y, cuando encuentro lo que quiero, compro para todo el año. Y, luego, dedicarle muchas horas a la limpieza para dejar el producto perfecto. Pero, sobre todo, la calidad; si la anchoa no es buena poco puedes hacer.

Anxoveta de Sants

También ofreces desayuno de tenedor y platos muy clásicos como el rabo de toro. Finalmente, ¿qué es lo que más te pide la gente?
Lo que más pide la gente, sobre todo, es el rabo de toro, los callos… Hemos introducido también algunos platos que están teniendo mucho éxito como, por ejemplo, la carrillera de ternera. Quiero resaltar la importancia del chef Isaac Doblas, a quien conocí por casualidad y que se incorporó al equipo de l’Anxoveta en la primera semana de la apertura.

Uno de tus puntos fuertes es el trato al cliente. ¿Es algo estudiado o forma parte de tu manera de ser?¿Qué importancia le das a este punto?
Va con mi manera de ser, es mi manera de tratar a la gente y de comportarme. No es nada estudiado, ni mucho menos. La importancia del trato al cliente es tan importante como la calidad del producto; los clientes vienen aquí tanto por la calidad de lo que ofrecemos como por el trato que reciben. Incluso te diría que es como una visita familiar.

El secreto de la anchoa es buscar cada año el mejor producto

En tu día de descanso, sabemos que sueles ir a visitar otros bares. ¿Cuál o cuáles son tus favoritos y por qué?
Mis dos favoritos son la Cova Fumada y la Bodega d’en Rafel, tanto por producto como por servicio y trato.

¿Eres más de cerveza o de vermut?
¡Cerveza, sin duda!

¿Cómo está viviendo tu barrio el boom del vermut?
Tratándose del barrio de Sants, donde la gente vive mucho el barrio y está mucho en la calle, el tema de hacer el vermut está muy, muy arraigado.

¿Cómo te imaginas l’Anxoveta de Sants dentro de 20 años?
Esta preguntaré te la responderé dentro de un año, porque tenemos algunas cosillas en mente que de momento no te las podemos contar.

Anxoveta de Sants

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notifícame nuevos comentarios por e-mail. También puedes suscribirte sin comentar.