En el bar con Òscar Broc

Òscar Broc
Erudito en la sabia cultura de la barra de bar, autor del libro ‘Barcelona És Una Merda” y un gran amante de los cómics, así es Òscar Broc, periodista y colaborador de TV en programas como Arucitys (8TV).

Ha escrito tanto o más que nosotros sobre bares y compartimos el mismo gusto por lo añejo, lo auténtico, así que, a cambio de un par de cañas bien tiradas en la barra del bar nos ha contado cuales son sus gustos, preferencias y preferidos.

***

En tu opinión ¿qué tiene que tener un bar para que te enamore y le declares amor eterno?
Siempre he visualizado mi bar ideal como si yo fuera un mosquito prehistórico atrapado en ámbar. Un buen bar tiene que ser viejo, tiene que rebelarse contra las modas, tiene que ser una burbuja impermeable a la gilipollez, tiene que ser el primer lugar que te viene a la cabeza cuando has tenido un mal día.

Dicho esto, ¿cuál es tu bar favorito de Barcelona?
Qué pregunta tan difícil. Te diría que la barra a la que acudo con mayor asiduidad es el Boadas, aunque muchos discutirían si se trata de un bar o una coctelería… Sinceramente, me da igual: su Dry Martini es mejor que el Lexatin. Si hablamos de bares con solera, hay tantos: Bar Gol, Bar Cervantes, Bar Mónaco, Bar Masia

¿Eres más de cerveza o de vermut?
Cerveza. Caña corta. Bien tirada. El vermut me encanta, no me malinterpretes, pero carece de la versatilidad de una caña. La caña abre las 24 horas. La caña te la puedes beber a cualquier hora del día, incluso con el bocata del desayuno. Un vermut a las 21 de la noche, con un bocata de calamares, hombre, raro es.

¿Dónde es más fácil encontrarte, pegado tras la barra del bar o sentado cómodamente en una mesa?
Siempre en la barra. Me gusta hasta comer en las barras, aunque haya mesas libres. En la barra te sientes al mando del buque, como si fueras Crozier en el Terror. ¿Acaso hay coreografía más bonita que la del bartender dándole marcha a las botellas?

Un buen bar tiene que ser viejo, tiene que rebelarse contra las modas

Eres autor del irreverente libro “Barcelona És Una Merda” o del post “Viaje a los peores restaurantes de La Rambla”, momento en el que algunos nos preocupamos seriamente por tu salud… ¿Nos tienes preparados más “sustos” de este tipo?
No hace falta. Soy como Mick Jagger y Keith Richards, tengo la suerte de que me pagan los artículos a 3000 euros la palabra y cada año puedo cambiarme la sangre en una clínica fantasma de Suiza perteneciente a los Illuminati.

Algún local de La Rambla habrá que puedas recomendar.
Hombre, claro. Casa Guinart no está nada mal. El Amaya es un clásico. La pastelería Escribà. El mítico Cosmos cerca de Drassanes. De hecho, cerca del bar Cosmos, en Rambla-Arca del Teatre hay uno de los bares más peculiares de la ciudad. La Cazalla: una barra abocada a la calle. Nada más. El otro día lo vi abierto y me asombré: hacía siglos que lo daba por fiambre.

En la barra te sientes al mando del buque

Como amante de los cómics que eres, qué bar te imaginas que podría ser protagonista de un cómic.
En Barcelona cada bar es un maldito cómic, pero te enviaría directo al Makinavaja del Raval, por ejemplo. No solo está inspirado en el famoso personaje de cómic, el lugar parece haber cobrado vida directamente de las páginas de Ivà. Espero que siga abierto. Hace siglos, en Barcelona había un bar muy bonito llamado El Garaje Hermético con dibujos y paneles de Moebius. Ya no existe.

Confiésalo.. ¿tú también has pensado alguna vez en montar un bar?
Pues la verdad es que nunca he tenido esa fantasía. No me gusta trabajar de noche, he estado en barras en mis años mozos y se me daba fatal. Soy mejor bebiendo que haciendo que los otros beban.

2 Comments

Add Yours

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notifícame nuevos comentarios por e-mail. También puedes suscribirte sin comentar.