Chiringuitos de playa molones para el verano


Hay una cosa que nos encanta del verano y no es el calor ni la playa ni los conciertos al aire libre… ¡Son los chiringuitos de playa! esos bares veraniegos donde disfrutar a la sombra de ese día soleado junto al mar tomando tu aperitivo, tu rica paella, tu saludable ensalada… ¿Se os ocurre mejor oasis?

Chiringuitos de playa hay miles y para todos los gustos pero bien es cierto que no son tantos los que te llaman poderosamente la atención por su estética, su gastronomía, su emplazamiento... Nosotros conocemos algunos y estos son nuestros favoritos de la costa catalana. No dejéis de recomendarnos vuestros chiringuitos favoritos, que ya haremos el “esfuerzo” de visitarlos todos 😉


Chiringuito Marítim Bar – Cadaqués. Este pequeño pueblo costero es una joya de la Costa Brava; tanto es así que en verano es una locura de turistas (¡ríete tú de Las Ramblas de Barcelona!) pero en la playa central tiene un mítico y gran chiringuito que es una gozada, es bonito por dentro y por fuera, tiene unas vistas al mar maravillosas… solo le faltaría que tuviera puesta de Sol pero entonces sería perfecto.

***

L’Estupendu – Badalona En el paseo marítimo y con vistas a su enorme playa, este restaurante-chiringuito es una pasada de chulo. No lo podían haber decorado más mediterráneamente: paredes blancas, vallas de madera de color azul cerúleo que nos recuerdan a Cadaqués o a Grecia, cañizo, madera vieja, plantas como el cactus… Un chiringuito ideal para tomar el aperitivo y/o algunos de sus platos marineros, empezando por la paella.

***

L’Ombretta – El Mas Pinell (Torroella de Montgrí). Desde la carretera de Pals a Torroella de Montgrí hay un acceso a este conjunto de residencias y apartamentos llamado El Mas Pinell, que desemboca a la playa de Pals, y en el que encontramos L’Ombretta, un chiringuito que no toca la arena pero bien merece una mención. A nosotros nos encanta por tener piscina propia y porque se come de maravilla. Nos gustó mucho la paella y nos chiflaron sus patatas bravas, una de las mejores que hemos probado hasta la fecha.

***


Hola Beach Club – Sitges.
Junto con Cadaqués, Sitges es uno de los pueblos más bonitos de la costa catalana y seguro que se vive de maravilla, aunque los pisos son realmente caros. Aquí encontramos más calas que playas y si tenemos ganas de pasear y hacernos todo el paseo marítimo -y más allá- llegaremos al Hola Beach Club, un chiringuito monísimo aislado del mundo urbano. Antes lo llevaban los del bar El Cable.
***

Pez Vela – Barcelona. Bajo el Hotel Vela de Barcelona está este chiringuito-restaurante del Grupo Tragaluz y que, como viene siendo habitual en esta cadena, ha sido diseñado por la interiorista Sandra Tarruella.

Mientras que la terraza del Pez Vela recuerda a un chiringuito más clásico, el interior tiene un look más propio de restaurante, por eso a nosotros nos gusta más comer fuera y, cómo no, pedir una de esas paellas tan deliciosas que hacen.

***

La Guingueta de Escribà – Barcelona. Fresco y muy mediterráneo, así es el chiringuito que Escribà abrió en la playa de Barcelona hace ya unos años. Un homenaje al CHIRINGUITO clásico pero dándole una vuelta a la gastronomía típica de este tipo de sitios dándole un punto sofisticado. ¡Ojo, que la Guingueta no es barata!

***

Parece ser que el origen de la palabra “chiringuito”, y con él el concepto de bar de playa, nació en el conocido Chiringuito de Sitges, el que está pegado a la playa y en el paseo marítimo. El sitio es precioso y rezuma historia en cada tablero de madera pero no lo hemos añadido a la lista a pesar de su valor histórico porque tienen la fea política de cobrar carísimo. Una verdadera lástima.

1 Comment

Add Yours

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notifícame nuevos comentarios por e-mail. También puedes suscribirte sin comentar.