Bar El Penicilino


El Penicilino es uno de esos bares que causan un mágico efecto. Cuando los vislumbras de lejos, ya sabes que ESE te va a gustar. Efectivamente. este céntrico bar de Valladolid exhala esa autenticidad que sólo dan los años, décadas e incluso siglos de bebidas servidas, clientes fijos, tardes de tertulia y horas trabajadas detrás y delante de la barra.

Sin un rótulo en la fachada que lo identifique, la gran cantidad de mesas en su terraza nos indican la entrada de un bar que abrió por primera vez hace unos 160 años, con otro nombre y, claro está, con otros dueños. Lo bonito de su longeva historia es que, tras cerrar en 2006 por jubilación de su dueño, un grupo de chicos decidió retomarlo y mantener gran parte de su esencia, lo que nos permite, hoy día, disfrutar, por ejemplo, de las estanterías que hay tras la barra, de madera pintada en verde.


Llegamos a la hora del aperitivo y comprobamos que en esta ciudad se toma mucho vermut, por algo el Penicilino tiene dos tiradores en la pared, uno para el vermut rojo y otro para el blanco. Pero si algo es famoso aquí es el penicilino y la zapatilla; lo primero es un brebaje cuya receta es super secreta y lo segundo es un pastelito que acompaña al primero. Desafortunadamente, nos fuimos sin pedirlo, por lo que queda pendiente otra visita.

Tras cerrar en 2006 por jubilación de su dueño, un grupo de chicos decidió retomarlo y mantener gran parte de su esencia

A colación de este post hemos encontrado un libro que habla de las antiguas tabernas de Valladolid, el Penicilino incluído y que ya nos hemos pedido para nuestra biblioteca: “Historias de 100 Tabernas Vallisoletanas“. Son este tipo de libros los que deberían dar en clase de historia en los colegios 😉

Bar El Penicilino
Plaza de la Libertad, 5. Valladolid
De Domingo a Jueves, de 10 a 1:30h
Viernes y Sábado, de 10 a 2:30h


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notifícame nuevos comentarios por e-mail. También puedes suscribirte sin comentar.