Bar Escocés


En la zona alta de Barcelona nos encontramos un bar de lo más peculiar y es que, ya desde fuera, nos damos cuenta de que no es un bar cualquiera. Con una fachada de madera barnizada y unos ventanales estrechos y de cantos redondeados, el Bar Escocés parece encajar mejor con la estética de taberna madrileña que con la de bar-bodega catalana.

Una vez dentro, siguen las sospechas, puesto que esa estética añeja, con barra de madera de lo más elaborada, suelo de terrazo oscuro y asientos de cuero marrón dan que pensar si no nos habremos metido en un club de fumadores distinguido, en una coctelería o algo por el estilo. Los camareros, vestidos de uniforme y con mucho oficio sobre sus hombros también nos transportan a casi otra época…

Con más de 60 años de historia, este establecimiento se fundó en 1955. Poco después, fue re-inaugurado por un señor escocés en los 60 (de ahí el nombre) y que, según nos cuenta uno de los camareros, tenía una función mucho más enfocada al tema de las copas. Hoy en día, su amplio horario permite disfrutar de desayunos, aperitivos, comidas, cenas y copas de antes de irse a dormir.


En cuanto a la gastronomía, el Bar Escocés ofrece una variedad de bocadillos, tapas y algunos platos. Nosotros, íbamos muy bien recomendados y no nos habíamos sentado en la barra que ya estábamos pidiendo un bocadillo de PEPITO DE TERNERA, el cual no solo no defraudó sino que nos dejó ojipláticos. ¡Y la experiencia con la HAMBURGUESA fue todavía mejor!

En definitiva, visitar el BAR ESCOCÉS ha sido una muy grata experiencia por el local, los camareros y la oferta gastronómica. ¡Sin duda, volveremos para repetir ese pepito y esa hamburguesa!

Bar Escocés
Calle Mandri, 23. Barcelona
De Lunes a Viernes, de 8 a 1h
Sábado, de 8 a 17h
Domingo cerrado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notifícame nuevos comentarios por e-mail. También puedes suscribirte sin comentar.