Pinotxo Bar – Mercat de La Boqueria


Bares famosos hay centenares en el mundo; mercados tan conocidos como La Boqueria de Barcelona unas decenas, pero bares de mercado tan archiconocidos y emblemáticos como el PINOTXO BAR, no sé si podría existir solo este o contarlos con los dedos de una mano.

Historia viva de la ciudad, el Pinotxo es más un santuario gastronómico que un sencillo bar de mercado, pues hasta allí peregrinan en masa y a diario autóctonos y turistas además de grandes chefs, que reconocen sentirse como en casa y comer de lujo cada vez que van a visitar el bar de su amigo Joan Bayén -Juanito-.

Funcionando desde los años 50, el Pinotxo es un bar familiar de unas dimensiones bastante reducidas, lo que no les ha impedido nunca cocinar y servir una carta variada de bocadillos, pinchos y, sobre todo, unos guisos de chuparse los dedos, como sus famosos garbanzos con morcilla o cap-i-pota. Y es que para la familia Bayén, es primordial la calidad del producto, aunque también son un 10 en atención al cliente y simpatía, una de las normas básicas de Juanito quien, a sus ochenta y muchos, sigue yendo cada día al Pinotxo a «trabajar» de relaciones públicas con sus compañeros de mercado y con sus clientes.


Es tan famoso el Pinotxo que nunca es fácil encontrar un hueco para sentarse así que hay que armarse de paciencia y esperar, sorteando a la gente que intenta pasar, a los curiosos… Pero la espera, aquí, siempre merece la pena.

Nosotros, en esta ocasión, probamos los chipirones con judías de Santa Pau, las habas con morcilla y las croquetas de cocido y bacalao; todo regado con una deliciosa Pilsner Urquell de barril, y nos fuimos cediendo nuestros taburetes a los hambrientos que esperaban detrás con una sonrisa enorme, casi tan grande como la de Juanito.

Pinotxo Bar
Mercat de la Boqueria, 466-470. Barcelona
De Lunes a Sábado, de 6h a 16h.
Domingo cerrado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notifícame nuevos comentarios por e-mail. También puedes suscribirte sin comentar.