Blog

El origen del sifón de soda para el vermut

Hace unas generaciones atrás, en los bares existía un matrimonio indivisible claramente identificable: el vermut y el sifón de soda. Era muy común que nuestros padres y/o abuelos se tomaran el vermut rebajado con vermut, así que nunca podían faltar ninguna de las dos cosas en la barra del bar; productos que han vuelto pero de manera distinta.

Mientras que el vermut ha vuelto con fuerza a nuestras barras desde hace unos 6 años, la moda del sifón de soda viene de unos pocos años más atrás y, casi exclusivamente, como elemento decorativo. El gusto por lo vintage, lo atractivo del artilugio y la escasez de existencias han convertido en el sifón en un producto muy deseado. Y es que, si bien en el siglo XX existían en España muchas fábricas de agua carbonatada y sifones, hoy en día son poquísimas las empresas que lo fabrican.

Bodega Sopena

Visitar el barrio barcelonés de El Clot te recuerda, una vez más, que por muy pequeña que sea Barcelona, uno siempre se mueve por los mismos sitios y puede pasarse toda la vida viviendo en una ciudad y no pisar determinados barrios.

Y te das cuenta de que te estabas perdiendo mucho, que, por ejemplo, el Clot es un barrio a tener muy en cuenta porque, entre otras cosas, esconde la Bodega Sopena, justo al lado del mercado municipal.

Llegamos a la hora del vermut y la bodega Sopena estaba a reventar de gente, fuera y dentro. Eso presagiaba una grata experiencia; y así fue.

El combinado de conservas, el queso, el chorizo, el fuet… todo delicioso y a un precio super asequible. ¡Y qué decir del vermut, que no llega a los 2€!

Cómo hacer olivas rellenas de vermut


Nos sumergimos de lleno en el mundo del vermut para darle la vuelta y proponeros una receta diferente y muy cachonda. Hoy, el vermut nos lo tomamos al revés, ¡dentro de la oliva!

Las olivas rellenas de vermut son una idea estupenda para hacer en casa y la receta no puede ser más fácil. Necesitaréis olivas gordal sin hueso, que encontraréis en las paraditas especializadas del mercado o en el Carrefour (las venden en frascos de cristal, aunque son un poco más pequeñas que las del mercado), xantana y vermut.

Osteria da Mario – Bolonia

Osteria da Mario - Bologna
Tenemos la fortuna de que en Italia también hay gente amante de los bares históricos, lo que nos ha permitido descubrir y disfrutar de la Osteria da Mario en nuestra última visita a Bolonia, un local cuadrado y pequeño que nos cautivó al pasar por delante cuando íbamos camino del centro.

La Osteria da Mario, como tantos otros bares, bajó la persiana un día cualquiera de 2008 por jubilación de sus propietarios, dejando huérfana a la ciudad de un rincón emblemático como éste. Pero en 2014, volvió a abrir de la mano de Michele Mazzacurati y con la firme idea de mantener su esencia, dejando la mayor parte de elementos decorativos, como los pósters y cuadros de la pared, las botellas que reposan sobre las vigas de madera… Y es que estos objetos tiene mucha historia y “han visto” pasar a personajes célebres como Pierpaolo Pasolini, Lucio Dalla o Luciano Pavarotti.

Las mejores vermuterías de Barcelona

mejores vermuterías
Que el vermut está de moda es innegable. Buena prueba de ello es la creciente aparición de negocios nuevos y otros viejos que se reciclan bajo el título de VERMUTERIA, dando a entender que se especializan en el mundo del vermut, del aperitivo, aunque a veces no es así, o no del todo.

¿Es correcto denominarse “vermutería” cuando sólo ofreces 1 ó 2 marcas de vermut? Es la duda que siempre nos asalta cuando nos encontramos frente a una de ellas. Quizás como entendidos en el tema, cuando visitamos una vermutería esperamos que nos ofrezcan una mínima carta de posibilidades y no que al preguntar te respondan “-sólo tenemos este”.

Osteria del Sole – Bolonia

Osteria del Sole
La Osteria del Sole es uno de esos lugares únicos que sabes, a medida que te vas acercando a la entrada, que tiene algo sumamente especial y que te va a encantar. Efectivamente, esta taberna es excepcional en muchos sentidos además de una institución en la ciudad desde hace siglos, pues está en pie desde 1466… ¡¡Desde el siglo XV!!

Muy cerca de la plaza principal de Bolonia, en un “vicolo” algo oculto de los turistas, que abarrotan la calle de al lado, se encuentra la Osteria del Sole, sin rótulo y ni falta que le hace. La gente se agolpa cada día en la entrada con su copita de vino, champán o cerveza sea para fumar sea porque dentro ya no se cabe.

Bodega El Sidral

Bodega El Sidral
Es ésta una de esas joyas escondidas en calles de BARCELONA no demasiado transitadas y ajenas a la vorágine turística. La Bodega El Sidral está en la calle Dos de Maig, muy cerca de la Plaça de les Glòries, motivo por el cual debe su nombre actual, ya que esta plaza ha vivido épocas oscuras y difíciles hasta ser lo que es ahora o lo que terminará siendo, mejor dicho, que sus obras van camino de alcanzar en longevidad a las de la Sagrada Familia.

Los actuales propietarios llevan un par de años al mando de lo que había sido la BODEGA VILASECA, que nació hacia 1930 y de la que se mantienen buena parte de los elementos originales. No hay más que fijarse en esas dos IMPONENTES BARRICAS al fondo de la sala, que son una maravilla, por tamaño, por antigüedad…

Receta de cóctel con vermut por Dr. Stravinsky

cóctel con vermut
Nos movemos por las estrechas calles del barrio del Born de Barcelona para llegar a una esquina especial, donde durante muchos años hubo un bar mítico del copeteo nocturno (el Bar Nus) y que ahora se ha convertido en la coctelería Dr. Stravinsky, un local mágico en la que cócteles de creación propia conviven con centenares de botellas y tarros llenos como si del laboratorio de Frankenstein se tratase.

Su filosofía es clara: crean sus propias fórmulas, sus propios destilados y se maceran ellos los botánicos. Por eso el aspecto general del Dr. Stravinsky es el que es y nos encanta.

En nuestra última visita, le pedimos al amable coctelero que nos preparase un cóctel con vermut y, raudo y veloz, nos contestó:

‘Os voy a hacer el BARCELONA BRUTAL

Un trago fuerte y perfumado con el que han querido homenajear al Bar Brutal (¡qué casualidad, acabamos de cenar ahí!), un bar-restaurante a pocos metros de allí y en el que se come de maravilla.

El Viena de Las Ramblas cumple 30 años

Viena de Las Ramblas No, no nos hemos vuelto locos y sí, hoy hablamos de una cadena de fast-food: el VIENA. Esta cadena de bocadillos y estética marcadamente tirolesa nace en Sabadell en 1969 de la mano de Pere Llorens y Silvestre Siscart basándose en los frankfurts de Alemania.

El local mítico del Viena siempre ha sido el que había en SABADELL, junto a la Rambla, un establecimiento estrecho y alargado en el que solo podías comer en la barra o de pie pegado a la pared.

Algunos años más tarde amplió al fondo con un salón con mesas pero al no tocar la parte delantera, no perdía su carácter auténtico.