Blog

Bar Salvat

Actualización: existe un nuevo post sobre el Bar Salvat desde que cambiara de dueños. Toda la información actualizada allí.
__________________________________

El bar Salvat, ubicado en un recóndito rincón del barrio de Sants, es a las anchoas lo que el bar Tomás a las patatas bravas. Y al igual que en el caso del Tomás, poco importa si hacen otra cosa.

La combinación estrella son las anchoas (carnosas y bien sazonadas) con un plato de guindillas verdes dulces, un poco de pan con aceite y una buena cerveza negra de presión servida bien fría (el barril lo tienen en el interior de la cámara frigorífica).

El auténtico secreto de las anchoas – que sirven a lo largo de todo el día- es, sin duda, la labor de limpieza exhaustiva que realiza metódicamente uno de los dos empleados del bar. La calidad de la materia prima hace el resto.

Bar El Roble

barra del bar
También conocido como El Roure (en catalán), este bar de tapas y situado en el emblemático barrio de Gracia de Barcelona es un clásico entre los clásicos, pues se abrió en 1889 y, poco más o menos, mantiene ese aire de bar auténtico desde entonces. Con un amplio horario de lunes a sábado y las retransmisiones de los partidos del Barça, este bar es famoso en su barrio y, por ello, imagino, está siempre hasta arriba de gente.

Seguramente sería aplicable para este bar el refrán “cría fama y échate a dormir”, pues tengo que decir, categóricamente, que las tapas de El Roble no valen nada de nada.

A saber, pedimos una de bravas, una esqueixada (ensalada de bacalao), unas croquetas de jamón y pulpo a la gallega. Excepto la ensalada, que no estaba mal, todo lo demás pecaba de desidia y ganas de hacerlo mal, pues las patatas bravas eran prácticamente incomibles, el pulpo a la gallega estaba muy soso (algo que nunca antes me había pasado) y las croquetas eran de Pescanova, por lo menos; eso sí, a precio de unas caseras.