Blog

Bodegas Espadafor


Granada tiene uno de los monumentos más visitados del país, lo que provoca que te encuentres turistas durante todo el año, da igual que haga frío o calor, que sea Febrero o Agosto; están siempre ahí, rondando y buscando, además, la famosa tapilla gratis. Por eso, si lo que queremos es salir de la vorágine sin perder un ápice de calidad y autenticidad, no se nos ocurre una idea mejor que BODEGAS ESPADAFOR.

En pie desde 1910, este local centenario se encuentra junto a la Gran Vía, casi al final de todo, lo que nos supone un paseíllo desde el centro la mar de agradable (más si hace solete) mirando escaparates y contemplando, entre otras cosas, las farolas tan extrañas que hay.

Bodegas Espadafor es un bar considerablemente grande y amplio, con gigantescos cuadros y fotografías añejas colgando de sus paredes, una gran barra de mármol y madera que parte casi en dos el espacio y las clásicas neveras antiguas de bar junto con barricas que ofrecen vermut, palo cortao, jerez oloroso y otras delicias.

Taberna La Dolores


Qué sería de Madrid sin sus tabernas, se pregunta uno cuando aterriza en la ciudad en busca de cañas de cerveza tiradas como Dios manda y de la tapa que la acompaña. Es una gozada pasear por barrios como HUERTAS y descubrir en cada calle no uno ni dos sino un sinfin de bares y bodegas, a cual más auténtico y atractivo.

En uno de estos paseos nos topamos con la TABERNA LA DOLORES, cerca del Museo del Prado y FUNDADA EN 1908. Un lugar centanario que cuenta con una parroquia fiel y autóctona, que acude con asiduidad por la familiaridad con los camareros, por sus precios razonables y porque se está a gusto.

Una gran barra preside el local, que además cuenta con paredes repletas de jarras de cerveza y un rincón al fondo con 4 mesas. Pero la fachada es lo que más llama la atención y, si bien se estila mucho en Madrid el uso del azulejo en los bares, aquí se aplica de forma distinta, en modo “trencadís”, al más puro estilo Gaudí.

Café Barbieri


Nos vamos al heterogéneo barrio madrileño de LAVAPIES para visitar un café centenario y emblemático que descubrimos años atrás, paseando por el barrio. Se trata del Café Barbieri, fundado en 1902 en la calle Ave María, 45, en una esquina que glorifica esa increíble fachada de madera pintada en tono crema.

El interior nos transporta de inmediato a tiempos pasados, en los que se trabajaba la madera, se adornaba con molduras y los cristales se serigrafiaban con motivos clásicos. Así es el Barbieri, un espacio diáfano que refuerza su amplitud con los innumerables espejos que decoran el interior y con un mobiliario típicamente de bar: mesas de sobre de mármol y patas de hierro forjado, y sillas de madera torneada. La majestuosa barra de madera hace el resto.

Taberna Antonio Sánchez


Pocos barrios hay en Madrid tan castizos como Lavapiés, conformado por serpeantes calles repletas de negocios de barrio y de tabernas más que interesantes. Es aquí donde nos encontramos con la Taberna Antonio Sánchez, centenaria, castiza y muy torera, ya que sus primeros dueños siempre estuvieron dedicados a este mundo.

Fundada en 1830 por el matador Cara Ancha, fue en 1884 cuando el torero Antonio Sánchez la adquirió rebautizándola tal y como la conocemos hoy en día. Con todo este historial no es de extrañar, entonces, que el interior esté lleno de detalles alusivos al mundo del toreo: fotografías de ilustres toreros, cabezas de toro, recortes de periódico, etc. Y en la carta, clásico entre los clásicos de Madrid, el rabo de toro.

Dejándonos recomendar por el simpático camarero, vecino también de Lavapiés, nos decantamos por una merluza rebozada y el rabo de toro que, cual señal del destino, nos tocó la última ración y por ello la más generosa, cosa que agradecimos en cada bocado.

Caves i Vins J. Pujol


Cogimos la moto y nos fuimos a la vecina y desconocida Cornellà para visitar una bodega que unos amigos de Facebook nos habían recomendado. En pleno casco antigüo y haciendo esquina nos encontramos CAVES I VINS J. PUJOL, un establecimiento con una fachada de rótulo añejo y botellas de vino en vitrina que no hacía presagiar, en absoluto, lo que nos íbamos a encontrar dentro.

Lo que hasta hace relativamente poco era una sencilla y bucólica tienda de vinos a granel se ha ampliado y convertido en una gran bodega repleta de barricas de vino de todos los tamaños y formas, distribuidas por todo un espacio enorme y diáfano en cuyos detalles se aprecian los CASI 100 AÑOS DE VIDA del local.

Bodegas Castañeda

Seguimos en GRANADA para visitar las BODEGAS CASTAÑEDA, un bar por todos conocido por sus años de existencia, por sus generosas tapas gratuitas, por el encanto del lugar… y es que Bodegas Castañeda reúne muchas de las características necesarias para ser auténtico de verdad.

Con una estética típica de la zona, podemos ver jamones colgando encima de la barra, el busto de un toro presenciando todo lo que allí dentro acontece, barricas de vino… todo ello “adornado” por un ejército de camareros, todos varones, debidamente uniformados con el traje clásico de camarero: pantalones negros y camisa blanca de manga corta.

Muchas veces, en conversaciones nuestras e, incluso, en artículos aquí escritos, hemos comentado cómo LA PROFESIÓN DE CAMARERO SE ESTÁ PERDIENDO por varios motivos pero, principalmente, porque hoy en día nadie aspira a ser camarero y, seguramente, tampoco se paga como se debiera. Pues bien, tras visitar varias ciudades del sur de España en nuestra Ruta, podría decir que es por esas tierras donde todavía encontramos bastantes profesionales del sector, que saben lo que hacen pero, además, lo hacen con mucha educación y simpatía; en definitiva, respetando al cliente y transmitiendo su pasión por la profesión.

Bar Los Diamantes

Actualización 03-02-2016: hemos añadido las tapas de nuestra última visita: coquinas, boquerones rebozados y la tapa gratis del momento: plato de arroz a banda. ¡Todo estaba requetebueno!
_________________________

En pleno centro de GRANADA y en una de las calles con mayor oferta gastronómica podemos encontrar el bar Los Diamantes, de fama merecida y consolidada entre los oriundos. Sin embargo, para los que somos foráneos el establecimiento dista mucho de llamar la atención, por lo menos para bien, y no es que el local no merezca la pena, ni mucho menos, pues sí DESTACA POR SU OFERTA y no precisamente por su “look”, que es de lo más austero. ¡Eso, para empezar, ya es una buena señal!

El local, que luce un cartel de lo más simple y descuidado, hace esquina con 2 calles peatonales y tiene una forma estrecha y alargada en la que predomina también una barra alargada y 3 ó 4 mesas dispuestas nada más entrar.

En la parte del fondo se encuentra el baño y la cocina que no está visualmente abierta al público y en la que elaboran la gran variedad de tapas y raciones que se sirven DE FORMA FRENÉTICA.

Casa Benito


Siendo Mérida capital de Extremadura y famosa por su patrimonio arqueológico, nos sorprendió su reducido tamaño y su semblante más de pueblo que de ciudad. Aún así, la cantidad de bares es notoria y, sobre todo, nos fijamos en CASA BENITO, una cervecería-restaurante que lleva abierta desde 1870.

Ubicado en pleno centro, junto al mercado, Casa Benito cuenta con dos plantas, siendo restaurante la de arriba, y una enorme terraza bien cubierta para los calurosos días de verano. LA ESTÉTICA INTERIOR ES DEFINITIVAMENTE TAURINA, con fotos y carteles por todas partes y un enorme busto de toro en la barra que adorna el tirador de la cerveza.