Blog

El renacer del Bar Muy Buenas

No todos los días podemos dar la noticia de que un bar emblemático, tras cerrar de forma dramática, vuelve a abrir sus puertas. El bar MUY BUENAS lo ha hecho y a lo grande, devolviéndole la dignidad que su anterior inquilino bien se encargó de destrozar y que hizo temer por un fatídico final para este precioso bar modernista del barrio gótico de Barcelona.

Ahora, el Muy Buenas renace como si no hubiera pasado el tiempo, con sus detalles y mobiliario resplandecientes tal y como lo hiciera a principios del siglo XX, y es que sus actuales titulares, Enric Rebordosa y Lito Baldovinos (responsables también de La Confiteria y de Dr. Stravinsky), decidieron RESTAURAR el local sin trampa ni cartón, al modo artesano de la época, aunque para ello tuvieran que invertir bastante más dinero. No solo recuperar un local emblemático nos encanta, también echar mano de maestros artesanos cuya profesión está casi extinta es todo un acto de rebeldía contra la era digital y tecnológica que nos absorbe.

Los mejores calamares a la romana de Barcelona


Se les ama y se les odia por igual; clásico entre los clásicos, los calamares a la romana sufren el cariño más tierno o la tortura más despiadada de los bares que deciden incluirlo en su cartas, que no son tantos como pudiera parecer. Y es que podemos tener la suerte de encontrárnoslos super frescos y recién bañados en un suave rebozado, congelados de bolsa pero rebozados al momento o el total look: calamar y rebozado congelados listo para salir de la bolsa y zambullirse en la humeante freidora.

Si bien el savoir-faire del cocinero y la calidad del rebozado pueden ayudar y mucho a mejorar una materia prima decente o reguleras, en el último caso no hay por donde coger el calamar, la verdad. Suerte tendremos el día que dejemos de ver para siempre en un bar o restaurante ese calamar con rebozado de color amarillo verdoso que parece haberse fabricado en la central nuclear de Homer Simpson y que no te está diciendo precisamente “cómeme”.

A colación de nuestra intervención en el programa de radio VIA LLIURE de Rac1 del día 15 de Julio de 2017, hemos decidido dejar constancia de los calamares a la romana que, a día de hoy, nos hacen salivar solo con recordarlos. Y no es un bar, precisamente, el que nos tiene más enamorados…

Los 15 bares más antiguos de España


Nos llevan acompañando toda la vida, nos encantan y los disfrutamos casi a diario. LOS BARES son un PUNTO DE ENCUENTRO, un rincón donde aislarse de cualquier problema, fuente de nuevas amistades o romances, lugares en los que se han formado hasta partidos políticos, donde se han creado y gestado proyectos, donde se han escrito novelas de éxito, donde se realizan miles de reuniones…

Muchos de estos bares van desapareciendo con el paso de los años y solo algunos resisten el paso del tiempo celebrando centenario tras centenario que siguen en pie y que tienen muchísimo que contar, de su ciudad, de sus tradiciones y de su parroquia. Y es por todo eso que nos cuentan las paredes de un bar “de toda la vida” que nos gustan especialmente. Es como si la historia y las historias sobrevivieran en estos templos del ocio para siempre y uno, al sentarse en esa silla raída del fondo, percibiera cómo las voces del pasado le cuentan que por allá en el año tal o en el año cual…

Por todo ello, hemos hecho este ránking de los bares más antiguos de España, para hacerles su merecido homenaje, para que nadie se olvide de ellos y ayudar a que perduren muchísimos años más. ¡Bares, va por vosotros!

15.GRAN CAFÉ DE GIJÓN | Madrid | 1888.
Situado al comienzo del Paseo de la Castellana, es un clásico indiscutible desde hace años, punto de encuentro de filósofos y escritores de la talla de Ramón y Cajal,Pio Baroja, Perez Gáldós o Valle-Inclán. Es un local precioso pero hay que tener cuidado con los precios.

14.CAFÉ IRUÑA | Pamplona | 1888.
Famoso no, famosísimo. Este enorme café del siglo XIX preside la Plaza Castillo y debe su fama, entre otras cosas, al escritor Ernest Hemingway.

Bodega La Palma cumple 80 años


El barrio gótico de Barcelona esconde muchos tesoros antiguos, tanto arquitectónicos como artísticos, y no faltan en esa lista comercios emblemáticos que resisten a la furia especulativa y turística y que parecen no merecer la misma protección, cuando este tipo de tiendas y bares son los que conforman la personalidad de esta maravillosa ciudad.

Detrás del Ayuntamiento y en una de esas callejuelas históricas resiste la BODEGA LA PALMA, que estos días está de celebración ¡cumple 80 años! Una gran noticia que podemos festejar gracias a Judit Giménez, la actual propietaria y ex-clienta asidua del bar. Ella, cuando se enteró de que La Palma se traspasaba, quiso coger las riendas de ese bar al que siempre había ido dejándolo casi tal y como estaba, manteniendo la esencia de bodega antigua y emblemática que, al final, es lo que le da valor a éste y otros locales similares.

El Sortidor de Filomena Pagès


El barcelonés barrio de POBLE SEC ha vivido en estas últimas décadas cambios radicales de todo tipo, pasando de ser un lugar denostado a la actualidad, en la que predomina el ambiente, la oferta ocio-cultural, el fervor de los nuevos emprendedores, que buscan su sede entre sus calles… un barrio que está de moda tanto para autóctonos como para turistas.

Buen testimonio de estos cambios es el bar EL SORTIDOR, situado en la plaza homónima y que desde 2015 ha sido rebautizada como El Sortidor de Filomena Pagès, en honor a la abuela de una de las propietarias originales. Más de 100 años vividos y con una historia fascinante, pues este local empezó abasteciendo de hielo a las casas del barrio en una época en que las neveras eran poco menos que prohibitivas. Más tarde, y durante la Guerra Civil, Filomena aprovechaba la comida que su marido Quimet le enviaba de estraperlo para, en un derroche de generosidad, ofrecerlo a los niños y pobres de Poble Sec.

La bodega d’en Rafel


Corrían los años 60 cuando un joven y deportista chaval adquirió el bar Terra Alta, situado en la calle Manso de Barcelona. Decidió cambiarle el nombre y ponerle el suyo propio; así nacía, pues, la Bodega d’en Rafel.

De dimensiones no muy grandes, la Bodega d’en Rafel cuenta con elementos clásicos como las barricas de vino, las neveras antiguas, las baldosas de pared, las mesas de mármol y forja, las sillas de madera torneada… y costumbres tan nuestras como EL DOMINÓ y las cartas se juegan habitualmente, si bien este tipo de ocio se limita a gente de cierta edad y será una lástima comprobar dentro de unos años que está desaparecido en los bares.

La Coctelería Tirsa de Hospitalet renace en Barcelona

Cuenta la leyenda que el Ave Fénix era un pájaro mitológico que se consumía por el fuego cada 500 años para luego resurgir de sus propias cenizas. Nosotros, hace algo más de un año, vimos consumirse por el fuego legislativo a la coctelería TIRSA de Hospitalet, un emblema de su ciudad, de Barcelona y de más allá.

Manel Tirvió dejaba la barra tras más de 50 años en una tarde-noche de despedida intensa y rodeado de sus clientes más asiduos. Parecía entonces que el Tirsa se apagaba para siempre y así lo creímos todos. Pero no.

ENRIC BERTOMEU, uno de los bartenders de la coctelería original y que todos conoceréis, decidió un día que aquello no podía acabar así y buscó hasta encontrar un local en Barcelona que fuera digno de alojar el NUEVO TIRSA COCKTAIL BAR. Desde hace unas 3 semanas, ese deseo de Enric se ha hecho realidad en la calle Mallorca, y junto con su hijo y un equipo de profesionales (siempre bendecidos por el gran Manel Tirvió), recupera la esencia de esa coctelería que tanto nos gustaba y en la que tan a gusto nos sentíamos.

La nueva Bodega Balmes


Después de descubrir que la Bodega Balmes había cerrado, descubrimos también que alguien había cogido las riendas del negocio y que habían reinaugurado hacía pocos días, por lo que aprovechamos la primera ocasión que tuvimos para ir a ver si la reforma había sido radical o no, algo fácil de adivinar, en verdad, sabiendo cómo era anteriormente.

La Bodega Balmes, la de antes, pasaba bastante desapercibida a pesar de su gran rótulo, suponemos que porque el aspecto era de bodega-tienda y solo eso, aunque la verdad es que el local tenía una pequeña barra en la que se podía hacer un vermuteo básico. El RESTYLING DE LA NUEVA BODEGA BALMES ES BRUTAL, han limpiado a fondo el local (¡la de horas qué habrán echado!), ampliando sustancialmente con el uso del espacio del fondo, que antes era el almacén.

Gran Bodega Saltó


Despedimos el año haciendo una visita a una de las bodegas veteranas del barrio barcelonés de POBLE SEC, ubicada en la calle peatonal más concurrida de todas. Hablamos de la Gran Bodega Saltó, un establecimiento que, como todas las de este estilo, nació con la idea de vender vino a granel a sus vecinos, una práctica que se está perdiendo, entre otras cosas, por las políticas de los Ayuntamientos y sus manías reglas sanitarias. De hecho, en buena parte del norte de España está totalmente prohibido.

En la Bodega Saltó, aún hoy es posible comprar VINO A GRANEL, si bien no desde las enormes y majestuosas barricas de la entrada, que nos dan la bienvenida a un local decorado de una forma bastante peculiar, mezclando tradición con arte y toques kitsch.