Blog

Bar Colombia


Un barrio de Barcelona lejano para nosotros pero lleno de encanto es el barrio de Sant Andreu del Palomar, ubicado en la entrada de la ciudad si vienes por la Avenida Meridiana y que, precisamente por esta lejanía, desconocemos bastante. En una de esas escasas visitas al barrio descubrimos el BAR COLOMBIA, situado estratégicamente en la unión de las calles Gran de Sant Andreu y Paseo de Fabra i Puig.

El Colombia se mantiene en esa esquina DESDE 1913 y prácticamente intacto a como era en sus inicios, cuando por aquel entonces abría la barra que daba directamente a la calle, como se aprecia en la foto retro. Hace ya unos años la cerraron por puros motivos logísticos.

Dentro, la zona de la barra es estrecha para luego abrirse en una sala de doble altura donde hay mesas y muchas fotografías antiguas del bar. Llama la atención la colección de carteles de las fiestas mayores del barrio que tienen colgada en la pared y que, sospechamos, están todos los que son.

Taberna Can Roca


El barrio de Sant Andreu es uno de esos barrios que todavía respiran ese aire de antiguo pueblo anexo a la Barcelona más céntrica y que parecen funcionar a un tempo más pausado y ajeno al bullicio turístico del centro. Y es en pleno centro de este acogedor barrio, en la calle Gran de Sant Andreu, donde se encuentra la “Taberna Can Roca”, que lleva en funcionamiento MAS DE 100 AÑOS y que es un reflejo fiel y memoria viviente de cuando Sant Andreu ejercía de puerta de entrada a Barcelona y acogía en sus posadas y fondas a innumerables viajeros.

Lógicamente, los tiempos han cambiado y las posadas y fondas han ido desapareciendo o concentrándose en otros lares, pero la taberna Can Roca, en vez de desaparecer, ha evolucionado y se ha reinventado hasta llegar a nuestros días como un Bar – Restaurante familiar.

La taberna que ejerció en sus inicios y durante más de 80 años como bodega de vinos y licores a granel cambió su oferta a partir del año 1975 y acondicionó el local con mesas para ofrecer sus servicios de restauración. A consecuencia de este cambio, eliminó sus barriles y barricas de vino y dejó de ofrecer servicio de venta a granel. Mantuvo eso sí, algunos elementos característicos como las viejas neveras de madera, que le confieren ese aire atemporal de bodeguita de barrio.