Blog

Los champis del Bar Soriano

En nuestra gastro-aventura por la calle del Laurel de Logroño nos detuvimos un par de ocasiones en el Bar Soriano, porque vive solamente de servir una tapa de champiñones y porque es de los más antiguos de la zona y eso se nota.

Sí, son famosos los “champis” del Soriano y sí, hay otro bar más antiguo y que también hace solo esa tapa (Bar Ángel) pero éste último ha optado, deducimos, por tener un local más renovado a la par que aséptico y sus camareros nada tienen que ver con los del Soriano, hombres mayores y muy curtidos en la tan respetable profesión.

Poco hay que decir del Soriano más allá de que es destino de peregrinación, sobre todo, de los convecinos y que sus camareros son todo lo atentos que uno espera y amables con su clientela.

Los que tengáis pensado ir de visita a Logroño, tened muy en cuenta que el horario de casi todos los bares de la calle Laurel es un tanto peculiar, pues si bien por la mañana es más o menos estándar, ya por la tarde optan por reabrir bastante tarde: a partir de las 19-19:30h.

La Calle del Laurel de Logroño


Muchas, muchas ganas teníamos de visitar Logroño y, sobre todo, su archi-famosa CALLE DEL LAUREL, conocida por su densidad de bares y las tapas que estos ofrecen, empezando por los recomendadísimos “champis”. La aventura, por eso, no empezó con buen pie, pues nos “avalanzamos” a la calle Laurel un Domingo sobre las 18:30h de la tarde y, para nuestra desagradable sorpresa, todo estaba cerrado. “Genial, y mañana lunes, ya hemos triunfado”… Para colmo, no hay un solo bar que indique el horario en su entrada.

Echamos mano del sabio internet para descubrir que es que el horario de esa zona es un tanto especial, ya que la vida es vida en la calle Laurel de las 20h en adelante (¡por la mañana tambíén abren, eh!), cuando convergen ambiente, vino y mini-gastronomía. Y así fue, nos volvimos a pasar y la cara pero, sobre todo, el vientre se nos iluminó. Tocaba, pues, ir derechitos a probar los clásicos “champis”, la tapa de 3 pisos de champiñones que es única protagonista en el Bar Ángel (1960) y en el Bar Soriano (1972).