Blog

Café Barbieri


Nos vamos al heterogéneo barrio madrileño de LAVAPIES para visitar un café centenario y emblemático que descubrimos años atrás, paseando por el barrio. Se trata del Café Barbieri, fundado en 1902 en la calle Ave María, 45, en una esquina que glorifica esa increíble fachada de madera pintada en tono crema.

El interior nos transporta de inmediato a tiempos pasados, en los que se trabajaba la madera, se adornaba con molduras y los cristales se serigrafiaban con motivos clásicos. Así es el Barbieri, un espacio diáfano que refuerza su amplitud con los innumerables espejos que decoran el interior y con un mobiliario típicamente de bar: mesas de sobre de mármol y patas de hierro forjado, y sillas de madera torneada. La majestuosa barra de madera hace el resto.

Taberna Antonio Sánchez


Pocos barrios hay en Madrid tan castizos como Lavapiés, conformado por serpeantes calles repletas de negocios de barrio y de tabernas más que interesantes. Es aquí donde nos encontramos con la Taberna Antonio Sánchez, centenaria, castiza y muy torera, ya que sus primeros dueños siempre estuvieron dedicados a este mundo.

Fundada en 1830 por el matador Cara Ancha, fue en 1884 cuando el torero Antonio Sánchez la adquirió rebautizándola tal y como la conocemos hoy en día. Con todo este historial no es de extrañar, entonces, que el interior esté lleno de detalles alusivos al mundo del toreo: fotografías de ilustres toreros, cabezas de toro, recortes de periódico, etc. Y en la carta, clásico entre los clásicos de Madrid, el rabo de toro.

Dejándonos recomendar por el simpático camarero, vecino también de Lavapiés, nos decantamos por una merluza rebozada y el rabo de toro que, cual señal del destino, nos tocó la última ración y por ello la más generosa, cosa que agradecimos en cada bocado.

Bar El Boquerón


Que Madrid cuenta con una cantidad ingente de bares y tabernas es una realidad absoluta y, entre tanta oferta, a veces encuentras cosas muy interesantes y antológicas. En este caso, hay que moverse por el multicultural BARRIO DE LAVAPIÉS para conocer El Boquerón, minúsculo bar que rezuma historia en cada una de sus paredes.

Tal y como nos cuenta uno de los veteranos camareros, él fue el último en incorporarse a la plantilla y eso pasó en 1963 ¡ahí es nada! Seguro que todos ellos nos podrían contar buena parte de la historia de este barrio tan peculiar.