Blog

Bar O Filandón


Noche fría en Compostela, a pesar de estar en pleno mes de Junio, y en nuestra ruta nocturna damos con un BAR-TIENDA-BODEGA, todo en uno llamado O Filandón. Es un local esquinero que se divide en 2 estancias, la primera está dedicada a la VENTA DE PRODUCTOS gallegos ( quesos, embutidos, vinos…) y la segunda, un poco más escondida, está habilitada a modo de PEQUEÑO BAR.

La estética es rústica, con techos bajos, paredes de piedra vista y mesas de madera que le confieren un AMBIENTE CÁLIDO Y AGRADABLE. La clientela es mayoritariamente joven, seguramente estudiantes de las diversas universidades compostelanas y mucho peregrino o erasmus que han adquirido como costumbre DEJAR ANOTACIONES EN LAS SERVILLETAS que, posteriormente, cuelgan en las paredes y que le confieren al local una especial idiosincracia.

Bar O Gato Negro


En nuestra corta pero intensa estancia en Santiago de Compostela (ciudad que recomendamos fervientemente) y nuevamente en la zona más concurrida de bares y restaurantes, hemos descubierto EL GATO NEGRO. Un local de índole CASERO Y MUY MODESTO en su decoración que se diferencia de los restaurantes con grandes vitrinas y peceras de marisco tan al uso en los alrededores.

Un local, de tamaño reducido, en el que parece que no pasa el tiempo –SE INAUGURÓ EN 1920– y cuya parroquia es una mezcla de gente autóctona y extranjeros variopintos dispuestos a degustar alguna de las tapas anunciadas en el exterior.

El bar tiene una OFERTA VARIADA aunque no exageradamente extensa donde podemos encontrar CHOCOS EN SU TINTA, caldo gallego, empanada, hígado encebollado, pulpo….productos 100% de la tierra aptos para regar con un no menos típico Ribeiro servido directamente de la bota.

Bar Orense


Nos encontramos en Santiago de Compostela una tasca realmente auténtica y, sorprendentemente, engullida entre decenas de locales cuyo objetivo es captar al turista. Aún así, el Bar Orense permanece IMPERTÉRRITO DESDE 1964, lo cual es de agradecer para los amantes de los bares de toda la vida.

Esta tasca de decoración modesta acoge a los ASIDUOS DEL BAR, mayormente señores de avanzada edad que se entretienen bebiendo TAZAS DE RIBEIRO, viendo la tele y/o charlando animosamente, o a peregrinos que acaban de terminar su exhausta ruta y que necesitan reposar y charlar sobre sus recientes vivencias en el camino.