Blog

Los 15 bares más antiguos de España

los bares más antiguos
Los bares más antiguos nos llevan acompañando toda la vida, nos encantan y los disfrutamos casi a diario porque son un PUNTO DE ENCUENTRO, un rincón donde aislarse de cualquier problema, fuente de nuevas amistades o romances, lugares en los que se han formado hasta partidos políticos, donde se han creado y gestado proyectos, donde se han escrito novelas de éxito, donde se realizan miles de reuniones…

Muchos de estos bares van desapareciendo con el paso de los años y solo algunos resisten el paso del tiempo celebrando centenario tras centenario que siguen en pie y que tienen muchísimo que contar, de su ciudad, de sus tradiciones y de su parroquia. Y es por todo eso que nos cuentan las paredes de un bar “de toda la vida” que nos gustan especialmente. Es como si la historia y las historias sobrevivieran en estos templos del ocio para siempre y uno, al sentarse en esa silla raída del fondo, percibiera cómo las voces del pasado le cuentan que por allá en el año tal o en el año cual…

Por todo ello, hemos hecho este ránking de los bares más antiguos de España, para hacerles su merecido homenaje, para que nadie se olvide de ellos y ayudar a que perduren muchísimos años más. ¡Bares, va por vosotros!

15.GRAN CAFÉ DE GIJÓN | Madrid | 1888.
Situado al comienzo del Paseo de la Castellana, es un clásico indiscutible desde hace años, punto de encuentro de filósofos y escritores de la talla de Ramón y Cajal, Pio Baroja, Perez Gáldós o Valle-Inclán. Es un local precioso pero hay que tener cuidado con los precios.
los bares más antiguos

14.CAFÉ IRUÑA | Pamplona | 1888.
Famoso no, famosísimo. Este enorme café del siglo XIX preside la Plaza Castillo y debe su fama, entre otras cosas, al escritor Ernest Hemingway.
los bares más antiguos

Bar La Pilareta


El bar La Pilareta de Valencia fue FUNDADO EN EL AÑO 1918 como fábrica y tienda de licores con el nombre inicial de “El Lorito”. Con los años, y tras ceder el testigo familiar, la fábrica dió lugar a una casa de comidas regentada por la nieta del fundador (de nombre Pilar) y en el que la especialidad eran los caracoles alternados con habas o mejillones.

Con el paso del tiempo, los caracoles fueron dejando paso a los MEJILLONES (O CLÓCHINAS), que se convirtieron en el plato estrella indiscutible. Y, desde entonces, este pequeño local esquinero sigue sirviendo estos moluscos procedentes de Galicia con una salsa ligera (básicamente agua y el propio jugo de los mejillones) aderezada con un toque picante que los hace muy particulares.

Se comenta que en este establecimiento se han llegado a consumir cerca de 1 tonelada de mejillones durante las fallas. No sabemos si es una exageración pero no cabe dudad de que la Pilareta goza de mucha popularidad por parte de los valencianos e incluso de extranjeros bien informados.