Blog

Old Town Ale House – Chicago


Acabamos nuestro tour por la fantástica Chicago visitando el Old Town Ale House, el pub más irreverente de todos los que hemos visto en la ciudad. Situado en la parte norte de la zona centro (interesante barrio, por cierto) este pub asoma en una esquina de West North con su fachada de madera cuadriculada y un toldo que anuncia su fecha de nacimiento: 1958.

Si bien pudiera pasar desapercibido al pasear por la zona, no hay más que entrar para darse cuenta al instante de que este bar es muy distinto al resto. Con una luz bastante escasa, el ambiente interior está saturado de todo tipo de objetos y, sobre todo, de CUADROS MUY SUBIDOS DE TONO que te obligan a hacer un repaso de las 4 paredes mientras te preguntas de dónde habrá sacado esta gente estas pinturas.

John Barleycorn – Lincoln Park- Chicago


Seguimos en Chicago, visitando bares emblemáticos, y hoy toca el turno del pub John Barleycorn, ubicado en una de las mejores zonas de la ciudad: calles meramente residenciales, tiendas de marcas de ropa carísimas, etc. Un barrio precioso y tranquilo en el que encontramos un magnífico edificio que data del año 1890 y en cuyos bajos está el John Barleycorn original (ya hay 3 en Chicago).

Denominado como “sports bar”, no faltan los televisores en los que emiten mucho partido de baloncesto universitario, un asunto que vemos que abunda en la ciudad; al igual que la considerable cantidad de tiradores de cerveza, muchas de ellas artesanas, como es el ejemplo de la LAGUNITAS IPA, que se suele encontrar en los bares de Chicago como aquí podemos ver la Guinness o la Heineken.

The Green Door Tavern – Chicago

En nuestro periplo por la ciudad del viento hemos hecho parada obligatoria en uno de sus establecimientos más antiguos y emblemáticos. Estamos hablando de The Green Door Tavern que, haciendo plena justicia a su nombre, se caracteriza en su parte exterior por la pintura verde presente en toda su estructura y, claro está, en su puerta de acceso.

El local SE FUNDÓ EN 1872, justo un año después del famoso incendio de 1871 que arrasó gran parte de la ciudad y fue uno de los pocos edificios que aún se construyeron en madera puesto que, poco después y a consecuencia del incendio, se prohibieron este tipo de construcciones.

White Palace Grill – Chicago


Quedan aún en la ciudad de Chicago unos poquitos diners, esos bares-restaurantes tan típicos de Estados Unidos y tan emblemáticos en la ruta 66 (aunque algunos son de pega), que se caracterizan por una estética ochentera, con alicatados en forma de damero y colores vivos, con carteles de neón, camareras de uniforme blanco y cafetera en mano, grandes cristaleras en su fachada… y comida edulcorada y grasienta, a poder ser.

Un amigo que residió en esta preciosa ciudad durante muchos años nos indicó el WHITE PALACE GRILL como visita ineludible. Ahí que fuimos, madrugando mucho y luchando contra el viento helador para ir a desayunar a un clásico diner. El menú estaba claro: hectolitros de café americano, panqueques de guarnición y un primer plato hipercalórico para afrontar la larga jornada que nos esperaba.

Billy Goat Tavern – Chicago

¡Nos vamos a Chicago! Y lo hacemos visitando sus bares más antiguos y auténticos, empezando por el que, seguramente, tenga en la ubicación su más extraña particularidad.

La hamburguesería BILLY GOAT TAVERN se encuentra en el centro y debajo del Michigan Avenue, una de las calles del barrio empresarial y que se eleva en uno de sus tramos para que otra calle le cruce por debajo. Justo ahí, bajando unas escaleras, se encuentra este emblemático local, que abrió sus puertas en 1964, aunque EL ORIGINAL NACIÓ YA EN 1934 cerca del Estadio de los Chicago Bulls.

Para darle todavía más carácter de “antro”, la fachada lúgubre e iluminada con letreros de neón tiene una entrada en la que todavía hay que bajar más escaleras para encontrarte, al fin, en el bar.

Una vez dentro, hay dos espacios separados por una barra central presidida por el camarero más carismático del lugar y que pronto identificaréis, pues es quien da identidad a uno de los carteles que presiden la fachada: Cheezeborger, cheezeborger!!

De bares por Chicago


Apabullante desde el aire e imponente desde el suelo, Chicago es una ciudad con una historia tan interesante que bien merece, al menos, una visita en la vida. Origen de los rascacielos y del ascensor; cuna de la mafia y reiterado escenario de películas sobre gángsters, la ciudad del viento nos muestra, además, una cultura y una sociedad distinta a la nuestra, a la europea.

Nuestra misión en esta visita, además de laboral, era, cómo no, la de indagar en los bares más antiguos y emblemáticos de una ciudad que, recordemos, sufrió un incendio devastador en 1871 y que propició, eso sí, una regeneración conceptual en la forma de construir edificios, lo que supuso el nacimiento del rascacielos.

Una de las cosas que más nos llama la atención en prácticamente todos los bares que visitamos es la dimensión de los mismos, espaciosos a rabiar, con barras quilométricas o incluso perimétricas, espacios para mesas bajas, para mesas altas, una cantidad infinita de televisores en los que proyectan mucho partido de baloncesto universitario, etc.