Blog

Bodega El Pimpi


La última vez que pisamos Málaga desconocíamos la existencia de este bar, que resulta ser toda una institución en la ciudad. EL PIMPI es auténtico pero no centenario, y es que su envidiable emplazamiento y su ubicación en un enorme caserón del siglo XVIII dan la impresión de que lleve ahí toda la vida.

Inaugurado en 1971, la bodega debe su nombre a un conocido personaje de la ciudad que ayudaba a las tripulaciones y pasajeros que llegaban al puerto y, años más tarde, ampliaban su abanico convirtiéndose en guías turísticos de Málaga.

EL PIMPI ES UNA PASADA. Dividido en dos zonas diferenciadas por una entrada propia, lo que se definiría como El Pimpi aprovecha prácticamente todo el caserón con salones y terrazas para los clientes; una inmensidad de bar de varios pisos, diferentes barras, decenas de mesas, barricas para aburrir y motivos andaluces de antaño. No falta el “muro de la fama”, una pared atiborrada de fotos de personajes célebres y famosetes que han pasado por El Pimpi.

La bodega d’en Rafel


Corrían los años 60 cuando un joven y deportista chaval adquirió el bar Terra Alta, situado en la calle Manso de Barcelona. Decidió cambiarle el nombre y ponerle el suyo propio; así nacía, pues, la Bodega d’en Rafel.

De dimensiones no muy grandes, la Bodega d’en Rafel cuenta con elementos clásicos como las barricas de vino, las neveras antiguas, las baldosas de pared, las mesas de mármol y forja, las sillas de madera torneada… y costumbres tan nuestras como EL DOMINÓ y las cartas se juegan habitualmente, si bien este tipo de ocio se limita a gente de cierta edad y será una lástima comprobar dentro de unos años que está desaparecido en los bares.

Bar Los Diamantes

Actualización 03-02-2016: hemos añadido las tapas de nuestra última visita: coquinas, boquerones rebozados y la tapa gratis del momento: plato de arroz a banda. ¡Todo estaba requetebueno!
_________________________

En pleno centro de GRANADA y en una de las calles con mayor oferta gastronómica podemos encontrar el bar Los Diamantes, de fama merecida y consolidada entre los oriundos. Sin embargo, para los que somos foráneos el establecimiento dista mucho de llamar la atención, por lo menos para bien, y no es que el local no merezca la pena, ni mucho menos, pues sí DESTACA POR SU OFERTA y no precisamente por su “look”, que es de lo más austero. ¡Eso, para empezar, ya es una buena señal!

El local, que luce un cartel de lo más simple y descuidado, hace esquina con 2 calles peatonales y tiene una forma estrecha y alargada en la que predomina también una barra alargada y 3 ó 4 mesas dispuestas nada más entrar.

En la parte del fondo se encuentra el baño y la cocina que no está visualmente abierta al público y en la que elaboran la gran variedad de tapas y raciones que se sirven DE FORMA FRENÉTICA.

Bar La Pubilla del Taulat

La Rambla del Poblenou es el eje más concurrido del barrio, ya sea por lo agradable que resulta para pasear, almorzar, etc, como porque muere en la playa. Aún así, no es ahí donde podemos encontrar un bar auténtico de verdad, si bien la Horchatería Tío Ché es uno de esos locales antológicos que tanto nos gustan y que hace muy poco cumplió 100 años de existencia.

Nosotros nos estamos refiriendo al conocido LA PUBILLA DEL TAULAT, situado unas 2 calles más atrás y haciendo esquina, lo que otorga al bar 2 magníficas entradas que, además, dan mayor sensación de amplitud y claridad a este local tan chiquitín.

El tamaño no está para nada reñido con la calidad y el mimo con el que cocinan los dueños, que aprovechan una pequeña cocina que tienen para freír en el momento los chipirones, calamares o sepias que los clientes pidan, un toque muy de agradecer, la verdad.

Bar El Boquerón


Que Madrid cuenta con una cantidad ingente de bares y tabernas es una realidad absoluta y, entre tanta oferta, a veces encuentras cosas muy interesantes y antológicas. En este caso, hay que moverse por el multicultural BARRIO DE LAVAPIÉS para conocer El Boquerón, minúsculo bar que rezuma historia en cada una de sus paredes.

Tal y como nos cuenta uno de los veteranos camareros, él fue el último en incorporarse a la plantilla y eso pasó en 1963 ¡ahí es nada! Seguro que todos ellos nos podrían contar buena parte de la historia de este barrio tan peculiar.

Bodegas Ricla

El Bar Ricla, o como reza su cartel, “Bodegas Ricla”, es un pequeño establecimiento con el ESTILO INCONFUNDIBLE DE LAS BODEGAS DE BARRIO que se encuentra a escasos pasos de la Plaza Mayor de Madrid, en el barrio de La Latina. La zona no anda escasa de oferta gastronómica de todo tipo y condición y, precisamente por eso, el Ricla se nos antoja como un pequeño oasis de autenticidad en un mar de bares y restaurantes con aires de franquicia y vocación predominantemente turística.

El local, que supera con creces los 100 AÑOS de servicio, mantiene una estética muy cuidada de azulejos, pilares de hierro forjado y carpintería en madera de un color verde rana bastante llamativo. Todo ello en un espacio de no más de unos 30m2 con las paredes repletas de botellas, botas de vino y fotografías añejas de la ciudad.

Bar Mundial

Actualizado el 12-01-2016. Hemos añadido fotografías de nuestra última visita: chipirones, pimientos del padrón, calamar ibérico y bacalao en salsa de soja. Salimos rodando, eso sí, todo estaba riquísimo.

———————–
Escondido en el barrio del Borne de Barcelona se encuentra el emblemático bar Mundial, un clásico que lleva abierto desde 1925 y que, poco más o menos, mantiene la misma estética de antaño: suelo de terrazo, paredes alicatadas, mesas de hierro forjado… aunque también hay una parte ampliada sin ningún rigor estético pero con afán de hacer más caja.

Llama mucho la atención que el local esté forrado, casi en su totalidad, de fotografías antiguas de boxeadores e, incluso, de un mural enorme a modo de collage coloreado con más retratos de boxeadores. Preguntando, nos enteramos de que hubo una época, del 1929 al 1967, en el que aquello era un punto de encuentro de una peña de boxeadores, así que no sólo descubrimos que todo tiene un por qué sino que agradecemos que hayan optado por mantener ese look tan auténtico y carismático.

Si bien el Mundial parece ser especialista en marisco, optamos por pedir clásicos del menú, como unas patatas bravas, pimientos del padrón, una cazuelita de chistorras y, fuera de carta, un bacalao con chips de butifarra negra.

Bar La Plata

Actualización 9-9-2012: hemos añadido una nueva foto y editado el texto.
_______________________

Si hay un bar que lleve todo la vida en Barcelona, ese es el bar La Plata, un local muy pequeño en el barrio gótico que respira mucha historia en cada una de sus losetas.

Con una pequeña barra y algunas mesas de hierro forjado, la gente que acude a La Plata es básicamente autóctona de día y sobre todo turista de noche, lo que provoca que el local se llene hasta los topes.

Lo curioso de La Plata es que se vale con 3 platillos estrella: una ensalada sencilla de tomate, cebolla y aceitunas arbequinas; un pincho de butifarra y los BOQUERONES, indiscutibles reyes del bar.