Blog

La Santísima Trinidad

Si hablamos desde el punto de vista de la restauración, en lo que concierne a Barcelona ciudad y más concretamente a su núcleo turístico (véase Barrio Gótico y Barrio de la Rivera o Borne) y nos damos un paseo por sus ajetreadas calles, no tardaremos en percatarnos de que la mayoría de locales han abrazado una nueva religión gastronómica.

El exponente más visible de esta nueva confesión es su Santísima Trinidad que, en este caso, se postula como dogma central sobre la naturaleza, no de un Dios, sino de una experiencia comercial: el lucro puro y duro.

No son pocos los locales, casi todos concentrados en LAS RAMBLAS, que se han convertido ya desde hace unos años a esta nueva religión y que ansían desesperadamente captar nuevos adeptos entre los miles de despistados transeúntes. Éstos son inefablemente abordados por los insistentes predicadores que aguardan en las puertas de sus templos gastronómicos con su Biblia-Menú en la mano y con un discurso que ha conseguido calar hondo sobre todo entre los turistas:

  • SANGRIA
  • TAPAS
  • PAELLA

Extrapolando las tapas: la tapa-souvenir


Este post nace a raíz de un descubrimiento fortuito en unos grandes almacenes de Barcelona, más concretamente en su departamento de souvenirs y recuerdos de Barcelona y de España, enfocado, claro está, al turista extranjero que abunda y mucho por la ciudad Condal.

El caso es que después de echar un vistazo a banderas, gorras, horribles frascos de sangría con forma de toro (¡qué darían para otro post!), postales y demás enseres típicos, dimos con un producto del cual desconocíamos por completo su existencia y que nos impactó notablemente.

Estamos hablando, de un producto gastronómico de formato novedoso cuyo nombre es TAPAS TO GO! y cuyos creadores se parapetan bajo el nombre de “La Lola ya no vive aquí”.

De pintxos por Bilbao…


Después de pasar unos días en la cada vez más bonita ciudad de Bilbao, nos vemos en la obligación de hacer un pequeño escrito en defensa de la calidad humana que hemos encontrado en ciertos bares y restaurantes.

Hay veces que tienes que dejar de lado las normas (en este caso impuestas por nosotros mismos) y hacer un alegato en defensa de algunos establecimientos que en estricto cumplimiento de dichas normas, no pasarían el corte de nuestra selección. En este caso, estamos hablando no tanto de un establecimiento en sí, como es el MUGI, sino de UNA MANERA DE ENTENDER LA PROFESIÓN y de acoger a los nuevos clientes. Un “savoir faire”, que dirían nuestros vecinos franceses, que a veces nos sorprende muy gratamente por el simple y lamentable hecho de que es algo que cuesta encontrar.

Hablamos de algo tan sencillo, a priori, como de LA SIMPATÍA POR EL CLIENTE NUEVO (de los asiduos ya ni hablamos), del buen trato y de cómo hacer que una persona se sienta a gusto en un local de forma nada artificial. Es un comportamiento que no adjudicaríamos en exclusiva a un solo local de la ciudad pero desde luego el MUGI es un referente claro de lo que estamos hablando.

Barcelona Beer Festival 2014. Más allá de la cerveza


Antesdeayer finalizó la tercera edición de la Barcelona Beer Festival y ya podemos confirmar que ha sido un EXITAZO en cuanto a afluencia de público; tanto ha sido así que la organización se ha visto obligada a cerrar el acceso en más de una ocasión por la limitación del aforo, dejando en espera a toda la gente que hacía cola.

Esta situación no es nueva, puesto que viene repitiéndose desde la 1ª edición, lo que confirma, por una parte, la gran acogida que tiene este festival y, por otra, que no le afectan los cambios en su ubicación. Ya van 3 festivales y 3 localizaciones diferentes. Desconocemos si es una estrategia premeditada o simple constatación de lo difícil que es encontrar una buena ubicación que reúna los requisitos necesarios para un evento de estas características en el centro de la ciudad. Sea como sea ¡¡esperamos ansiosos la próxima BBF!!

Pero desde esta plataforma, amén de alegrarnos del éxito conseguido y pese a ser unos grandes defensores de este tipo de eventos relacionados con la CERVEZA ARTESANA, también nos vemos en la obligación de hacer una leve crítica en un aspecto que, humildemente, creemos que está descuidado y que se podría potenciar en futuras ediciones.

De bares por Chicago


Apabullante desde el aire e imponente desde el suelo, Chicago es una ciudad con una historia tan interesante que bien merece, al menos, una visita en la vida. Origen de los rascacielos y del ascensor; cuna de la mafia y reiterado escenario de películas sobre gángsters, la ciudad del viento nos muestra, además, una cultura y una sociedad distinta a la nuestra, a la europea.

Nuestra misión en esta visita, además de laboral, era, cómo no, la de indagar en los bares más antiguos y emblemáticos de una ciudad que, recordemos, sufrió un incendio devastador en 1871 y que propició, eso sí, una regeneración conceptual en la forma de construir edificios, lo que supuso el nacimiento del rascacielos.

Una de las cosas que más nos llama la atención en prácticamente todos los bares que visitamos es la dimensión de los mismos, espaciosos a rabiar, con barras quilométricas o incluso perimétricas, espacios para mesas bajas, para mesas altas, una cantidad infinita de televisores en los que proyectan mucho partido de baloncesto universitario, etc.

Escocia: bares, cerveza y costumbres


Escogimos pasar las vacaciones en Escocia por 2 motivos: el primero, que era un destino deseado desde hacía años y el segundo, porque es tierra de cervezas artesanas, sobre todo, por la más conocida BREWDOG. Nuestro plan era visitar ciudades, pueblos, lugares pintorescos, monumentos y, cómo no, cervecerías. Lo hicimos todo a la par que descubríamos las extrañas costumbres de ese país.

Primero. Se podría decir que prácticamente todos los pubs escoceses tienen VARIOS TIRADORES de cerveza artesana local, además de otras industriales como -oh, Dios Mío- “Estrella Damm Barcelona”. Sí, no sólo es habitual encontrártela sino que nos confesaron que es muy popular. La marca “Barcelona” sigue vendiendo, está claro.

Segundo. LA CERVEZA LA SIRVEN A TEMPERATURA AMBIENTE, a lo que os preguntaréis ¿cómo es posible beberse una pinta caliente? Bueno, pues no se puede… o cuesta un montón. A esto hay que añadirle el hecho de que la mayoría (al menos de las que probamos, que no fueron pocas) saben muy aguadas -cosas de la malta, según Omar, el “birraio” de Brewdog- y que la graduación difícilmente supera los 4 ºC.

Generación Franquicia


No, nunca hemos entrado en un restaurante de la cadena 100 Montaditos ni de La Sureña, ambas del mismo dueño. No, no nos gusta la palabra “franquicia” y todo lo que ello supone: repeticiones insulsas de un mismo local con decoración de chapa y cartón que se extienden como un mal endémico y que deben su éxito a los precios reventados, a un life style básicamente yanki, al fast food

Somos chicos tradicionales o, mejor dicho, ROMÁNTICOS. Nos gusta ir a un establecimiento único, con su propia personalidad, su propia oferta… que sabes que vas a ir a esa ciudad y te tomarás eso tan bueno en ESE bar en particular.

Y, desgraciadamente, con el panorama actual, son estos mismos bares los que viven de este romanticismo y día a día tienen que exprimir su creatividad para poder seguir adelante, un problema más grave del que parece cuando, de repente, nos levantamos con noticias como ésta:

Mahou asfixia a los bares de Madrid con su “agresiva” política comercial

El mal de la tapa gratis


Casi siempre que pienso en GRANADA y en las tapas me acuerdo de una noche, hace algunos años, tomando algo con las amigas y ellas, todo autóctonas, cabreadísimas porque ya hacía un buen rato que nos habían traído las bebidas pero no las tapas y mientras, yo, las observaba bastante sorprendida.

Al contrario de lo que se suele pensar, que en toda Andalucía se da tapa gratis con la bebida, es Granada una de las pocas ciudades que mantienen esta particular tradición y a unos niveles que, muchas veces, se vuelve desproporcionada.