Blog

¿Volveremos a fumar en los bares si gana el PP las elecciones del 20N?


Leo ayer, a través del twitter de Mikel Iturriaga, una noticia que me dejó helada: Mariano Rajoy insinúa que cambiará la Ley Antitabaco si gana las elecciones del 20N, porque -dice- le gusta más la primera, donde había bares en los que se permitía fumar.

No sé si pensar que lo ha dicho por MERO ACTO POPULISTA, como hace siempre, o porque él es un fumador activo y ya piensa en cómo va AMOLDAR ESPAÑA A SU GUSTO PERSONAL en cuanto gane; si es que gana.

En cualquier caso, la mera idea de plantear la modificación de la Ley Antitabaco me parece una auténtica aberración, una vuelta a un pasado nocivo y erróneo, un fallo garrafal. Nadie duda de que los medios y leyes intermedias para llegar a donde estamos hoy no se ejecutaron bien, pero lo que cuenta es el resultado, la situación en la que estamos hoy día, donde da gusto entrar a un bar y/o restaurante y oler a comida, a limpio; que llegues a tu casa y tu ropa y tu pelo no apesten al asqueroso tabaco…

Cochino escaparatismo


Es evidente que el diseño de escaparates es y ha sido históricamente parte fundamental en el PODER DE ATRACCIÓN DE UN NEGOCIO; es lo primero que ven los transeúntes y de su aspecto puede depender el número de ventas. Esto es así en la práctica totalidad de negocios que están a pie de calle y, como tales, los bares y restaurantes no escapan a su influencia.

Chiringuito sí, chiringuito no


Durante 10 días de vacaciones en Cantabria hemos podido constatar que si hay algo de lo que no andan escasos es de playas. Poblaciones como Santander, Laredo, Santoña y Noja gozan de unas playas increíblemente largas y de una anchura variable en función de las mareas (¡algo que a la gente del mediterráneo nos llama bastante la atención!).

Aunque hay algo de estas playas, aparte de las mareas, que también me llama mucho la atención, y es el hecho de que ¡NO hay chiringuitos! ¿A qué se debe? ¿hay alguna ley de costas de ámbito cántabro que lo prohíba? ¿o a lo mejor estamos mal acostumbrados los que disfrutamos habitualmente de las playas mediterráneas, que sí disponen de chiringuitos de lo más variopintos?

Ristorante Trastevere, más allá de la publicidad engañosa


Después de una mañana de playa completa (sol, baño y juego de palas) en la población cantábrica de NOJA, nos dispusimos a buscar restaurante para comer.

En el parabrisas del coche encontramos un flyer publicitario que anunciaba lo siguiente: TRASTEVERE, Ristorante Pizzería, LA MEJOR COCINA ITALIANA DE TODA LA VIDA. Ante semejante anuncio y pese a recelar culturalmente de este tipo de propaganda, decidimos probar suerte.

El resultado final y conclusión (no quiero extenderme en detalles, pero si queréis flipar os podéis acercar y pedir la ensalada Caprese!) es :

  1. El Restaurante Trastevere NO es un restaurante italiano.
  2. La comida del Trastevere NO ESTÁ BUENA Y NO ES ITALIANA, ni por asomo.
  3. El menú del día NO contiene platos italianos.
  4. Dudo que nadie del personal del restaurante haya pisado Italia en su vida.
  5. La camarera que nos sirvió era simpática, ¡eso sí!
  6. El que ha escrito el flyer tiene unos huevos que se los pisa y/o no ha comido en el restaurante.

¿Es auténtico o es cutre?

Cuando estamos determinando un bar como auténtico o como cutre, corremos el riesgo de provocar una discusión o, cuanto menos, un intercambio de pareceres, ya que , aunque bien es cierto que hay ciertas características muy determinantes, siempre hay un factor importante de subjetividad, o sea, de lo que a cada uno le parece. En cualquier caso, para poder entrar en un bar y decir «¡ESTE SITIO ES AUTÉNTICO!», tiene que ser, para empezar, un local ANTIGUO, que lleve abierto una cantidad de años considerable; así que quedan descartados los bares minimal, vintage falsos, lounge, café lounge, Starbucks y demás franquicias.

Visto que ya hemos asumido que el bar auténtico tiene una pátina de los años que pasan, es natural que la decoración del mismo sea un claro reflejo de que aquel lugar tiene historia. Así pues, en la inmensa mayoría de ellos veremos que abundan las SILLAS DE MADERA tipo Thonet (ej: Sol Soler) o esas de acero y melamina que nos recuerdan a parvulario (ej: Bar Salvat); en cualquier caso, podemos encontrarnos una variedad infinita de modelos dentro del mismo bar, siempre a razón de sustituir las que se han estropeado y sin preocupación alguna por mantener una línea estética.

La higiene de los inodoros turcos

inodoro turco
Viaje a Italia, aterrizas en el aeropuerto, te acomodas en el hotel y con toda la alegría propia de las vacaciones TE METES EN EL PRIMER BAR para pasar una velada agradable y ociosa con tus compañeros de viaje. Al rato, la necesidad te aborda y tienes que ir al servicio a soltar lo que te bebiste unos minutos atrás; abres la puerta y los ojos se te abren como platos ¿DÓNDE ESTÁ EL VÁTER? Y lo que es peor ¿qué es ese agujero del suelo?¿se les ha hundido el wc? No, es uno de esos inodoros turcos.¡Oh, sorpresa!

Léase, una placa cerámica a ras de suelo con un agujero en medio y unas bandas ralladas a cada lado para la óptima colocación de los pies, claro está, destinado para las mujeres o para ambos sexos si es que hay apretones de emergencia.

La invasión silenciosa



Como todo el mundo habrá podido constatar, de unos años a esta parte se produce un fenómeno que no por habitual deja de sorprender. La estampa se puede resumir en la siguiente y verídica situación: 3 amigos andan por las calles de Barcelona sin rumbo fijo y deciden parar a comer algo. Uno de ellos, después de dar varias vueltas sin encontrar ningún local de su agrado, recomienda un asador gallego en el que ofrecen (según reza el cartel de la entrada) auténtica ternera gallega.

Sucumbiendo a la oferta y con el chuletón en mente, los 3 amigos se dirigen al local a paso firme. Una vez en la entrada, comprueban con agrado que efectivamente el Bar-Restaurante ofrece en el cartel exterior una gran variedad de tapas y un gran surtido de “Auténtica carne de Galicia”. Presos de la emoción y con las glándulas salivales a punto de estallar, deciden entrar.