Blog

La Casa de las Torrijas

Nos encontramos en el centro de MADRID, en uno de esos bares tan emblemáticos y auténticos de la ciudad: LA CASA DE LAS TORRIJAS, un bar fundado en 1907 por Luis Montón, oriundo de Tomelloso que viajó a la capital trayéndose sus vinos y azulejos para montar este negocio y El Anciano Rey de los Vinos.

La Casa de las Torrijas es un local de tamaño medio y diáfano (cuenta con una pequeña sala anexa) cuya decoración es prácticamente original: los espejos de la pared, los bancos de madera, las mesas con sus gruesos cristales, los azulejos de Tomelloso… e incluso mantienen, aunque sólo sea a modo decorativo, la caja registradora de antaño.

Llama la atención los distintos rótulos que cuelgan de la pared, pertenecientes a los dos bares de Luis Montón y que por motivos varios se tuvieron que quitar de la fachada. Lejos de deshacerse de ellos, los guardaron y mantuvieron, una sabia decisión que denota ese amor por lo original y auténtico y que hoy día se agradece contemplar cuando estás en el bar. Suerte que los actuales dueños son también conscientes del valor romántico y prefieren restaurar a cambiar por algo más barato.

Bodegas Almau


Viajamos a Zaragoza para visitar una de las bodegas más antiguas de la ciudad, Bodegas Almau, situada en una de las calles más conocidas y concurridas de la ciudad por su oferta gastronómica y de ocio: “EL TUBO”.

Inaugurada en 1870 y con algunas reformas a sus espaldas, este bar destaca por su amplia oferta de vinos, más en botella que a granel, y que abarrota gran parte del interior, una imagen que nos recuerda ligeramente al bar Quimet & Quimet de Barcelona.

En cuanto a la oferta gastronómica, son los pinchos del mostrador la oferta del día, entre los que podemos destacar el de TORTILLA DE PATATAS – realmente delicioso- y las CROQUETAS DE JAMÓN. Lo demás, pecaba de exceso de pan, a nuestro parecer.

Bodega Cigaleña

Santander, además de ser una de las mejores ciudades para vivir en España (o eso dicen en casi todas las guías) es, sin duda, una ciudad con una gran cantidad de bares ¡lo cual nos encanta! Y de paseo por el centro hemos descubierto el que sin duda es uno de los bares más auténticos de Santander; se trata del BAR MUSEO LA CIGALEÑA.

De sobras conocido por la parroquia local, el establecimiento tiene una ESTÉTICA AÑEJA CON MUCHO ENCANTO, basada en el uso de la madera, ostentosas lámparas de araña, grandes vitrinas con INFINIDAD DE BOTELLAS DE VINO, amplio surtido de botas de vino y una barra amplia con una generosa exposición de tapas.

El local dispone también de una zona dedicada a restaurante donde se sirven gran variedad de platos a la carta.

Bodega La Ardosa

Visitamos una de los bares más famosos de Madrid y es que la Bodega La Ardosa es protagonista, no sólo en el BARRIO DE MALASAÑA, sino en varias de las guías de buen tapeo en Madrid que podemos encontrar en las librerías.

Y la verdad es que no es para menos, pues solamente las características de este sitio invitan a entrar y pasar un rato observando sus repletas paredes, la estética general del bar y otras cosas curiosas como es el hecho de tener una sala detrás a la cual se accede (al igual que a los aseos), únicamente, pasando por debajo de la barra, lo que da pie a situaciones divertidas y caras de desconcierto; como las nuestras, por ejemplo.

Pero hablemos de lo importante: la pitanza. Siendo la hora de comer, nos explayamos a la hora de pedir: CROQUETAS DE JAMÓN, salmorejo cordobés, EMPANADA DE ATÚN y ración de CECINA, todo ello espectacularmente rico, incluso la cecina, siendo ésta la mejor que he probado hasta la fecha. El salmorejo estaba delicioso y el PINCHO DE TORTILLA -prácticamente crudo- que pedimos la noche anterior fue una delicia para el paladar.

Bar Bodega Bartolí

En pleno barrio de Sants se encuentra el Bar Bodega Bartolí, un clásico que se mantiene inalterable con el paso de los años y que desprende una ATMÓSFERA CASERA y entrañable.

Es de agradecer comprobar que establecimientos como éstos GOZAN DE BUENA SALUD y parecen mantener alejado al fantasma de la desaparición, como ha sucedido lamentablemente con otros establecimientos similares ( véase la bodega Ciurana, en el mismo barrio, o el Bar Rossellón entre otros).

El local, regentado por 2 hermanos entregados a la causa, permite degustar tapas en la barra con predominio de CONSERVAS DE CALIDAD, (amén de unas anchoas excelentes) o comer de menú con una carta casera y variada.

Bar Electricitat

Actualizado 25-08-2016: hemos añadido nuevas fotos y nuevo vídeo.
_______________________
Domingo soleado en Barcelona, ocasión perfecta para salir a pasear y descubrir un nuevo bar que poder recomendar. En esta ocasión hemos vuelto al barrio de LA BARCELONETA y hemos entrado en el Bar Electricitat. Está situado cerca del Mercat de la Barceloneta, haciendo esquina, y llama la atención, no solo por el nombre si no por su carpintería exterior, en color verde y el enorme cartel que recorre toda la fachada. Sus generosas ventanas y sus 2 puertas de cristal dejan entrever desde la calle que se trata de un BAR AÑEJO Y CON ENCANTO.

A pesar de sus reducidas dimensiones, el local dispone de 2 entradas (una por fachada) que conducen directamente a la sala, repleta de MESAS AUTÉNTICAS (pies de forja y sobre de mármol) que se distribuyen alrededor de una columna central y en el perímetro. En una esquina de la sala se encuentra la barra de dimensiones más bien reducidas, dispone de algunos taburetes y detrás de la cual se ubica una cocina igualmente reducida.

Casa Almirall

Actualizado el 27-01-2016. Hemos añadido nuevas fotografías, correspondientes a la nueva carta, y editado el post.
__________________________________
Creo que no hay nadie de Barcelona que no conozca el bar Casa Almirall, un bar clásico y de tintes modernistas situado estratégicamente en la esquina de dos calles del casco antiguo de la ciudad: Joaquín Costa y Ferlandina.

Con MÁS DE 150 AÑOS DE HISTORIA, Casa Almirall es un bar realmente acogedor al que acudir con los amigos, por la tarde o por la noche, a tomar unas copas o, si se tercia, con la pareja, aprovechando esa 2ª zona del local, con un mobiliario y, sobre todo, una luz tenue y muy puntual que le confiere un AMBIENTE INTIMISTA Y PRIVADO; todo gracias a esas lamparitas de alabastro tan particulares.