Blog

John Barleycorn – Lincoln Park- Chicago


Seguimos en Chicago, visitando bares emblemáticos, y hoy toca el turno del pub John Barleycorn, ubicado en una de las mejores zonas de la ciudad: calles meramente residenciales, tiendas de marcas de ropa carísimas, etc. Un barrio precioso y tranquilo en el que encontramos un magnífico edificio que data del año 1890 y en cuyos bajos está el John Barleycorn original (ya hay 3 en Chicago).

Denominado como “sports bar”, no faltan los televisores en los que emiten mucho partido de baloncesto universitario, un asunto que vemos que abunda en la ciudad; al igual que la considerable cantidad de tiradores de cerveza, muchas de ellas artesanas, como es el ejemplo de la LAGUNITAS IPA, que se suele encontrar en los bares de Chicago como aquí podemos ver la Guinness o la Heineken.

The Green Door Tavern – Chicago

En nuestro periplo por la ciudad del viento hemos hecho parada obligatoria en uno de sus establecimientos más antiguos y emblemáticos. Estamos hablando de The Green Door Tavern que, haciendo plena justicia a su nombre, se caracteriza en su parte exterior por la pintura verde presente en toda su estructura y, claro está, en su puerta de acceso.

El local SE FUNDÓ EN 1872, justo un año después del famoso incendio de 1871 que arrasó gran parte de la ciudad y fue uno de los pocos edificios que aún se construyeron en madera puesto que, poco después y a consecuencia del incendio, se prohibieron este tipo de construcciones.

White Palace Grill – Chicago


Quedan aún en la ciudad de Chicago unos poquitos diners, esos bares-restaurantes tan típicos de Estados Unidos y tan emblemáticos en la ruta 66 (aunque algunos son de pega), que se caracterizan por una estética ochentera, con alicatados en forma de damero y colores vivos, con carteles de neón, camareras de uniforme blanco y cafetera en mano, grandes cristaleras en su fachada… y comida edulcorada y grasienta, a poder ser.

Un amigo que residió en esta preciosa ciudad durante muchos años nos indicó el WHITE PALACE GRILL como visita ineludible. Ahí que fuimos, madrugando mucho y luchando contra el viento helador para ir a desayunar a un clásico diner. El menú estaba claro: hectolitros de café americano, panqueques de guarnición y un primer plato hipercalórico para afrontar la larga jornada que nos esperaba.

Billy Goat Tavern – Chicago

¡Nos vamos a Chicago! Y lo hacemos visitando sus bares más antiguos y auténticos, empezando por el que, seguramente, tenga en la ubicación su más extraña particularidad.

La hamburguesería BILLY GOAT TAVERN se encuentra en el centro y debajo del Michigan Avenue, una de las calles del barrio empresarial y que se eleva en uno de sus tramos para que otra calle le cruce por debajo. Justo ahí, bajando unas escaleras, se encuentra este emblemático local, que abrió sus puertas en 1964, aunque EL ORIGINAL NACIÓ YA EN 1934 cerca del Estadio de los Chicago Bulls.

Para darle todavía más carácter de “antro”, la fachada lúgubre e iluminada con letreros de neón tiene una entrada en la que todavía hay que bajar más escaleras para encontrarte, al fin, en el bar.

Una vez dentro, hay dos espacios separados por una barra central presidida por el camarero más carismático del lugar y que pronto identificaréis, pues es quien da identidad a uno de los carteles que presiden la fachada: Cheezeborger, cheezeborger!!

Bodegas La Mancha


Abierto desde 1958, nos encontramos el bar BODEGAS LA MANCHA, escondido en una calle algo estrecha y poco transitada por el peatón, a pesar, eso sí, de que está ubicada en todo el meollo de la ruta del tapeo de GRANADA.

Sus años de historia le han servido para instaurarse como un clásico para los granaínos, al cual acuden, sobre todo, para probar sus bocadillos y sus vinos. Además, cuentan con una carta de tapas y raciones, opción por la que optamos nosotros.

La estética es la típica de bodega que podemos encontrar por estas tierras, paredes alicatadas con motivos geométricos, jamones colgados del techo… aunque aquí hay algo que llama la atención y es SU FACHADA, totalmente de madera y tallada hasta el último milímetro, incluyendo el propio nombre del bar; digna de ver, sí señor.

Casa Alfonso

Hace mucho que le teníamos ganas a la barra del CASA ALFONSO y, al fin, nos acercamos una tarde de verano para saborear todas las tapas que nuestro estómago nos permitiese, pues la pinta de todas ellas prometía.

Abierto DESDE 1934, la familia García, generación tras generación, ha estado al cargo de este emblemático local, declarado incluso de INTERÉS CULTURAL en la ciudad de BARCELONA ¡toma ya!

Aunque habrá sufrido mil y una remoledaciones, Casa Alfonso mantiene una estética clásica de otros tiempos, dividiendo el local en dos ambientes (uno más de bar con una pequeña charcutería y otro más de restaurante), todo ello iluminado con esquisitez, lo que provoca que tu estancia sea de lo más agradable. Si a esto le añadimos la calidad de la carta, la experiencia es aún mejor.

Bar Borrell

Ajeno a modas y a los turistas que invaden Barcelona, se mantiene casi intacto el bar Borrell, que abriera sus puertas en 1909 como restaurante para atender a los artistas de la farándula, como bien explica Xavier Theros en un artículo que cuelga de una pared.

Épocas pasadas se reflejan en la decoración del local, con viejísimos transistores, neveras de obra y espejos que nos hablan de Bodegas Bilbaínas, de Lumen Gran Champán, de Vermouth Aquila Rossa… Todo ello presidido por la cabeza de un toro que parece ejercer de vigía permanente.

El Bar Borrell cuenta con una primera parte en la que encontramos la barra del bar y unos toneles que ejercen de mesas altas. Al fondo, se abre el salón donde mesas de mármol permiten una mayor comodidad, tanto para charlar como para tapear dentro de la extensa oferta que el local ofrece.

Bar El Brillante

Situado justo ENFRENTE DE LA ESTACIÓN DE ATOCHA de Madrid está el Bar El Brillante, el que para muchos hace – tal y como ellos mismos se encargan de anunciar- el MEJOR BOCADILLO DE CALAMARES de todo Madrid, y desde este blog damos fe de que el bocadillo en cuestión está muy bueno y vale mucho la pena, aunque si alguien pretende acercarse por ahí también le recomendamos los bocadillos de chistorra y el de ternera con pimientos.

La carta de bocadillos es extensa y se complementa con opciones tales como plato de jamón del país, plato de gambas a la plancha, albóndigas, ensaladas y demás platos típicos de la gastronomía española.

El local es muy amplio y espacioso, aunque curiosamente dispone de pocas mesas en el interior, pero lo compensa con enormes barras tras las cuales atienden un ejército de atentos camareros; camareros de verdad, de los de antes, (algunos tienen pinta de llevar muchos años ahí) que te sirven con rapidez y buen trato. También disponen de terraza exterior.

Bar Gelín “El Rey de las Rabas”

Paseando por el centro de Santander nos encontramos con un bar clásico y bastante conocido: el Bar Gelín, autodenominado “EL REY DE LAS RABAS” en reiteradas ocasiones: en el letrero, en el toldo de la entrada… ¿demasiado pretencioso, quizás?

De todos modos y aunque el local en sí no llama la atención precisamente por su cuidada decoración (es más bien cutre), atrae el hecho de que esté ABARROTADO DE GENTE a lo largo de la barra y en las pocas mesas que tiene.