Blog

El renacer del Bar Muy Buenas

No todos los días podemos dar la noticia de que un bar emblemático, tras cerrar de forma dramática, vuelve a abrir sus puertas. El bar MUY BUENAS lo ha hecho y a lo grande, devolviéndole la dignidad que su anterior inquilino bien se encargó de destrozar y que hizo temer por un fatídico final para este precioso bar modernista del barrio gótico de Barcelona.

Ahora, el Muy Buenas renace como si no hubiera pasado el tiempo, con sus detalles y mobiliario resplandecientes tal y como lo hiciera a principios del siglo XX, y es que sus actuales titulares, Enric Rebordosa y Lito Baldovinos (responsables también de La Confiteria y de Dr. Stravinsky), decidieron RESTAURAR el local sin trampa ni cartón, al modo artesano de la época, aunque para ello tuvieran que invertir bastante más dinero. No solo recuperar un local emblemático nos encanta, también echar mano de maestros artesanos cuya profesión está casi extinta es todo un acto de rebeldía contra la era digital y tecnológica que nos absorbe.

Taberna La Dolores


Qué sería de Madrid sin sus tabernas, se pregunta uno cuando aterriza en la ciudad en busca de cañas de cerveza tiradas como Dios manda y de la tapa que la acompaña. Es una gozada pasear por barrios como HUERTAS y descubrir en cada calle no uno ni dos sino un sinfin de bares y bodegas, a cual más auténtico y atractivo.

En uno de estos paseos nos topamos con la TABERNA LA DOLORES, cerca del Museo del Prado y FUNDADA EN 1908. Un lugar centanario que cuenta con una parroquia fiel y autóctona, que acude con asiduidad por la familiaridad con los camareros, por sus precios razonables y porque se está a gusto.

Una gran barra preside el local, que además cuenta con paredes repletas de jarras de cerveza y un rincón al fondo con 4 mesas. Pero la fachada es lo que más llama la atención y, si bien se estila mucho en Madrid el uso del azulejo en los bares, aquí se aplica de forma distinta, en modo “trencadís”, al más puro estilo Gaudí.

Gran Bodega Saltó


Despedimos el año haciendo una visita a una de las bodegas veteranas del barrio barcelonés de POBLE SEC, ubicada en la calle peatonal más concurrida de todas. Hablamos de la Gran Bodega Saltó, un establecimiento que, como todas las de este estilo, nació con la idea de vender vino a granel a sus vecinos, una práctica que se está perdiendo, entre otras cosas, por las políticas de los Ayuntamientos y sus manías reglas sanitarias. De hecho, en buena parte del norte de España está totalmente prohibido.

En la Bodega Saltó, aún hoy es posible comprar VINO A GRANEL, si bien no desde las enormes y majestuosas barricas de la entrada, que nos dan la bienvenida a un local decorado de una forma bastante peculiar, mezclando tradición con arte y toques kitsch.

Bar El Paraigua


Ubicado junto a uno de los ejes de mayor densidad turística de Barcelona, el Bar Paraigua observa desde 1968 la transformación que esta ciudad ha estado experimentando en los últimos 47 años. Aún así, entrar en este bar es como hacer una regresión a épocas mejores, un oasis entre tanto negocio de tapas, paella y sangría.

Inaugurado un 5 de Abril de 1968, la historia del Bar Paraigua es de lo más peculiar. Cimentado sobre un antiguo convento del s. XI y del cual se han conservado las bóvedas y el suelo originales, dando cabida hoy en día a lo que es coctelería y sala de conciertos, la planta principal y que ejerce como bar es totalmente modernista, una decoración que se compró al dueño de una tienda de paragüas cercana (Gallés, 1902) para, seguidamente, adaptarla al nuevo espacio.

Así pues, y como bien explican en la web del bar, podemos saber que los rótulos del bar son los paneles originales de la tienda; el frontal de la barra eran las antiguas vitrinas donde se exponían los paraguas; los arrimaderos y cristales de las paredes mantienen la misma función…

John Barleycorn – Lincoln Park- Chicago


Seguimos en Chicago, visitando bares emblemáticos, y hoy toca el turno del pub John Barleycorn, ubicado en una de las mejores zonas de la ciudad: calles meramente residenciales, tiendas de marcas de ropa carísimas, etc. Un barrio precioso y tranquilo en el que encontramos un magnífico edificio que data del año 1890 y en cuyos bajos está el John Barleycorn original (ya hay 3 en Chicago).

Denominado como “sports bar”, no faltan los televisores en los que emiten mucho partido de baloncesto universitario, un asunto que vemos que abunda en la ciudad; al igual que la considerable cantidad de tiradores de cerveza, muchas de ellas artesanas, como es el ejemplo de la LAGUNITAS IPA, que se suele encontrar en los bares de Chicago como aquí podemos ver la Guinness o la Heineken.

The Green Door Tavern – Chicago

En nuestro periplo por la ciudad del viento hemos hecho parada obligatoria en uno de sus establecimientos más antiguos y emblemáticos. Estamos hablando de The Green Door Tavern que, haciendo plena justicia a su nombre, se caracteriza en su parte exterior por la pintura verde presente en toda su estructura y, claro está, en su puerta de acceso.

El local SE FUNDÓ EN 1872, justo un año después del famoso incendio de 1871 que arrasó gran parte de la ciudad y fue uno de los pocos edificios que aún se construyeron en madera puesto que, poco después y a consecuencia del incendio, se prohibieron este tipo de construcciones.

Sean’s Bar, el bar más antiguo del mundo

Uno de los alicientes de nuestro viaje a Escocia era visitar el que sería el bar más antiguo visto por nosotros hasta la fecha: el The Sheep Heid Inn, cuya licencia está fechada en el siglo XIV. Un puñado de historia un tanto truncada por el hecho de que el local está situado en un emplazamiento distinto desde el 1900 y porque la decoración interior se ha modernizado demasiado.

La pregunta que nos asaltó entonces fue ¿cuál será el bar más ANTIGUO del mundo? Buscando por la red descubres que no son pocos los, sobre todo, pubs que se atribuyen semejante título. Si bien, los primeros indicios de tabernas datan de la época romana, parece que el concepto y la cultura de PUB (Public House) se arraiga de verdad en Inglaterra, Irlanda, Australia, Nueva Zelanda y en Sudáfrica.

Con el curioso nombre de Ye Olde Trip to Jerusalem, este pub inglés de Nottingham se autodenomina el pub más antiguo de Inglaterra. Sin documentos que lo acrediten, dicen que lleva en funcionamiento desde el año 1189, pero hay que tener en cuenta que la edificación actual es de hace “solamente” unos 300 años.

Bennets Bar – Edinburgh


Viajar a la Gran Bretaña es sinónimo de encontrar fantásticos y muy acogedores pubs, tanto es así que parecen no existir los “antros” tal y como aquí los conocemos, pues es mentira, al menos en ESCOCIA hay antros y nosotros visitamos alguno que otro. No es el caso del BENNETS BAR de EDIMBURGO, un local con espacio para bar y otro para restaurante que llama la atención desde el principio.

Una fachada verde y unas VIDRIERAS EMPLOMADAS captan la mirada del peatón desde que se percata de su existencia. Efectivamente, este pub es todo un emblema de la ciudad desde 1839, pero es con el nuevo King’s Theatre, que está justo al lado, que el bar se convertirá en un “garito” de moda, sobre todo, entre los actores de dicho teatro.

Bar Pastís


Actualizado 24-7-2015. El Ayuntamiento ha manifestado su intención de hacer lo posible por la permanencia del bar Pastís.
_____________________
Poco le queda a la ciudad de Barcelona de aquella época canalla en la que la vida en algunos bares, sobre todo en los barrios del Raval y el Gótico, era toda una experiencia, en ocasiones hasta mística. El Kentucky, el Cangrejo y el BAR PASTÍS son referentes de unas cuantas generaciones que mucho podrían contar de lo vivido en ellos.

El Bar Pastís, a pesar de todo, sigue en pie desde hace más de 65 años (abierto en 1947). Y decimos “a pesar de todo” porque cuenta en su haber con varias denuncias vecinales, que se quejan del ruido y de la música año tras año. Sí, ha estado a punto de ser clausurado pero su dueño se aferra a esos poquísimos metros cuadrados que son toda una manifestación del “horror vacui”: fotos, objetos varios, botellas, rótulos, óleos (pintados por su primer dueño), caricaturas, recortes de periódico… Todo acompañado por MÚSICA FRANCESA, referencia de aquellos tiempos más bohemios y en los que sus primeros dueños buscaban recrear al ambiente de los locales de Marsella y de París.