Blog

Bar Can Codina


Visitamos uno de esos bares centenarios (o casi) que han tenido la gran suerte de caer en manos, tras la jubilación de sus dueños, de gente que defiende y quiere tanto este tipo de locales históricos como nosotros, manteniendo la decoración y, por ende, su esencia más auténtica. Hablamos del bar CAN CODINA, en pleno barrio de Gracia de BARCELONA.

Hace apenas un mes que unos chicos jóvenes han tomado el relevo del señor Toni Codina incorporando, eso sí, su toque personal en la carta de tapas y bebidas. Sin dejar de lado clásicos de desayuno de tenedor como el Cap-i-pota o los Pies de Cerdo, también podemos encontrar y disfrutar de unas alitas de pollo en salsa yakitori, tortilla de camarones o unas patatas bravas con comino, por ejemplo.

El bar se distribuye en un solo espacio cuadrado, con una barra antigua de granito que preside el espacio junto a las tan adoradas neveras antiguas de madera. Y encima, una cornisa que nos indica la muy interesante oferta de cerveza artesana: cerveza Fort, Dougall’s, Siren, Edge Brewing, Lagerhell, Andechs…

Bodega Josefa “Pepeta’s”


Nos hemos encontrado de morros con una de las bodegas más carismáticas y particulares de Barcelona, pues la Bodega Josefa (conocida también como “el Pepeta’s”) es todo un viaje al lejano oeste y una devoción clarísima al country, baile y estilo de vida que forra cada centímetro de las paredes de esta bodeguita de barrio, con gente de barrio y costumbres de barrio.

La entrada, coronada con 2 grandes banderas de Wyoming y Cataluña, es toda una declaración de intenciones que, una vez al año, además, conquista buena parte de la calle Saragossa para festejar la gran fiesta del country, aunque, como nos cuenta Jordi, dueño del pepeta’s, el pasado mes de Noviembre no se pudo realizar por falta de permisos del Ayuntamiento. Una lástima.

Café Iruña – Bilbao


Nos paramos hoy en uno de los cafés más antiguos y centenarios de Bilbao, el Café Iruña, que fue inaugurado un 7 de Julio de 1903 (¡acaba de cumplir 111 años!) en la calle Berástegui, número 4, frente a los Jardines de Albia.

Una fachada amplia y acogedora nos invita a un espacio interior de lo más curioso, pues la zona de bar, donde tenemos una barra en forma de “U”, tiene en sus paredes azulejos que nos dibujan marcos y anuncios de licores de lo más curiosos y atractivos. Sería, quizás, una decoración más propia de cualquier bar de Sevilla o Granada que del pleno centro de Bilbao.

White Palace Grill – Chicago


Quedan aún en la ciudad de Chicago unos poquitos diners, esos bares-restaurantes tan típicos de Estados Unidos y tan emblemáticos en la ruta 66 (aunque algunos son de pega), que se caracterizan por una estética ochentera, con alicatados en forma de damero y colores vivos, con carteles de neón, camareras de uniforme blanco y cafetera en mano, grandes cristaleras en su fachada… y comida edulcorada y grasienta, a poder ser.

Un amigo que residió en esta preciosa ciudad durante muchos años nos indicó el WHITE PALACE GRILL como visita ineludible. Ahí que fuimos, madrugando mucho y luchando contra el viento helador para ir a desayunar a un clásico diner. El menú estaba claro: hectolitros de café americano, panqueques de guarnición y un primer plato hipercalórico para afrontar la larga jornada que nos esperaba.

Billy Goat Tavern – Chicago

¡Nos vamos a Chicago! Y lo hacemos visitando sus bares más antiguos y auténticos, empezando por el que, seguramente, tenga en la ubicación su más extraña particularidad.

La hamburguesería BILLY GOAT TAVERN se encuentra en el centro y debajo del Michigan Avenue, una de las calles del barrio empresarial y que se eleva en uno de sus tramos para que otra calle le cruce por debajo. Justo ahí, bajando unas escaleras, se encuentra este emblemático local, que abrió sus puertas en 1964, aunque EL ORIGINAL NACIÓ YA EN 1934 cerca del Estadio de los Chicago Bulls.

Para darle todavía más carácter de “antro”, la fachada lúgubre e iluminada con letreros de neón tiene una entrada en la que todavía hay que bajar más escaleras para encontrarte, al fin, en el bar.

Una vez dentro, hay dos espacios separados por una barra central presidida por el camarero más carismático del lugar y que pronto identificaréis, pues es quien da identidad a uno de los carteles que presiden la fachada: Cheezeborger, cheezeborger!!

Bar Bodega Ca’l Pep

En el barrio de Gracia de Barcelona, en pleno centro de la ciudad, podemos encontrar una de las mayores ofertas de ocio, comercios y restaurantes en relativamente pocos quilómetros cuadrados. Es un barrio muy heterogéneo donde se mezclan, con naturalidad, gente joven, turistas y vecinos de toda la vida que disfrutan de la desenfrenada vida social en sus innumerables plazas y calles peatonales.

En la parte alta de una de sus calles más emblemáticas (Verdi) se encuentra una discreta bodega de nombre CA´L PEP que lleva en marcha desde hace MAS DE 80 AÑOS y que sigue dando amparo a los vecinos de la zona.

Es un local de los de toda la vida, fuera del circuito más turístico o comercial, que acoge parroquianos habituales, mucho de ellos también de toda la vida y que ha sufrido pocos cambios estéticos desde su apertura.

Taberna Can Roca


El barrio de Sant Andreu es uno de esos barrios que todavía respiran ese aire de antiguo pueblo anexo a la Barcelona más céntrica y que parecen funcionar a un tempo más pausado y ajeno al bullicio turístico del centro. Y es en pleno centro de este acogedor barrio, en la calle Gran de Sant Andreu, donde se encuentra la “Taberna Can Roca”, que lleva en funcionamiento MAS DE 100 AÑOS y que es un reflejo fiel y memoria viviente de cuando Sant Andreu ejercía de puerta de entrada a Barcelona y acogía en sus posadas y fondas a innumerables viajeros.

Lógicamente, los tiempos han cambiado y las posadas y fondas han ido desapareciendo o concentrándose en otros lares, pero la taberna Can Roca, en vez de desaparecer, ha evolucionado y se ha reinventado hasta llegar a nuestros días como un Bar – Restaurante familiar.

La taberna que ejerció en sus inicios y durante más de 80 años como bodega de vinos y licores a granel cambió su oferta a partir del año 1975 y acondicionó el local con mesas para ofrecer sus servicios de restauración. A consecuencia de este cambio, eliminó sus barriles y barricas de vino y dejó de ofrecer servicio de venta a granel. Mantuvo eso sí, algunos elementos característicos como las viejas neveras de madera, que le confieren ese aire atemporal de bodeguita de barrio.

Bar Casa González

En uno de los barrios con más densidad de bar por metro cuadrado de Madrid nos encontramos CASA GONZÁLEZ, un bar-tienda que llama la atención, sobre todo, por su fachada, de un encanto único y totalmente vintage. Lo que en su día fueran LOS ESCAPARATES, hoy forma parte de la distribución de las mesas, lo que da pie a estampas bucólicas desde el exterior.

Casi 100 son los años que lleva en la calle León el Casa González, aunque solo unos 20 ejerciendo como tienda y como bar. Se ve que han mantenido gran parte de la decoración original pero que lo que fuera, en su día, almacén y vivienda de los propietarios, ahora es la prolongación del bar, que empieza en la misma tienda.

Neveras de antaño, estanterías antiguas… la decoración está gratamente acompañada por una selección de vinos y productos cuidadosamente colocados, como el GRAN SURTIDO DE QUESOS que encontramos en una de las vitrinas frigoríficas.

Bar La Moderna


El BAR LA MODERNA se yergue en pleno centro de Jerez de la Frontera y guarda un secreto en su interior, algunas de sus paredes forman parte de la historia de la ciudad pues son restos de las antiguas murallas, lo que contrasta con el nombre del bar, dicho sea de paso.

Sea como sea, La Moderna es un local acogedor que se inauguró por allá en 1938 y que se divide en dos estancias, la principal y que se abre a la calle por entero, y la parte de atrás (la de la muralla), con mesas repartidas y un televisor que seguramente usarán para retransmitir partidos de fútbol y otros acontecimientos deportivos.

En cuanto al tapeo, lo tienen bueno y de calidad. Nosotros pedimos, entre otras cosas, una de chocos, croquetas de jamón y lo que llaman las “lagrimitas de pollo”, que son pequeñas piezas de pollo cocinadas con vino tinto.