Los bares

  • Osteria Alla Vedova – Venezia Viajamos a una de las ciudades más singulares de Italia y de toda Europa para enseñaros uno de los pocos rincones que todavía se salvan de la plaga turística diaria que arrasa con todo. Estamos hablando de Venecia, famosa por sus canales, su cristal elaborado por maestros artesanos y por su carnaval. Tenemos algunos la gran suerte de que, aún hoy, no sea conocida por sus rincones más secretos, como son las tabernas de barrio o Bacari, como allí las llaman. Sobreviven gracias a los venecianos que allí residen, que sortean a todas horas la marea de recién llegados, siempre cargados con sus cámaras de fotos o smartphones. Como un laberinto que es, la ciudad tiene calles escondidas, caminos alternativos y rincones de difícil acceso y en los que es complicado percatarse.
  • Café Royal – Edinburgh A muy pocos metros de la estación central de Edimburgo y del prestigioso Hotel Balmoral, nos encontramos con un verdadero clásico de la capital escocesa: THE CAFÉ ROYAL, un establecimiento con 2 partes muy diferenciadas, la de bar y la de restaurante, y cuya historia se inicia en el año 1826. En sus comienzos, este bar ejercía de taberna, sirviendo cafés, cervezas, vinos y licores, pero en 1861, todo el edificio se vendió a Robert Hume, un fontanero que optó por derruir el bloque y, con él, el The Café Royal. La situación actual del bar nace en 1861, año en el que empezaron las obras del edificio y que, en un principio, los bajos se iban a destinar a un showroom para elementos sanitarios. No parece que la cosa prosperase y el 8 de Julio de 1863 se inauguró el The Café Royal que hoy en día conocemos.
  • The Sheep Heid Inn – Edinburgh En nuestro periplo por Escocia, disfrutando de sus increíbles paisajes y de sus ciudades (con especial mención a Edimburgo), no podíamos dejar escapar la oportunidad de visitar el bar o pub más antiguo de este encantador y húmedo país, que se encuentra precisamente en los alrededores de Edimburgo, concretamente, en un barrio llamado DUDDINGSTONE. Estamos hablando de THE SHEEP HEID, un establecimiento que lleva en funcionamiento desde el siglo XIV y que a pesar de sufrir cambios inevitables y de no encontrarse exactamente en su ubicación inicial, se mantiene con el número uno del ranking en cuanto a longevidad. Cabe decir que ante semejante expectativa, la desilusión se hizo patente nada más entrar en el local, ya que con semejante vitola y con nuestra imaginación ya desbordada esperábamos encontrar un pub añejo, oscuro, roído por el tiempo, con una atmósfera a taberna medieval y con innumerables objetos y recuerdos de su dilatada existencia. Sin embargo. lo que ofrece el "The Sheep Heid" a día de hoy es un ambiente agradable y casi familiar, carente de ningún encanto histórico, a imagen y semejanza de otros tantos bares o pubs sin tanto renombre.
  • Bennets Bar – Edinburgh Viajar a la Gran Bretaña es sinónimo de encontrar fantásticos y muy acogedores pubs, tanto es así que parecen no existir los "antros" tal y como aquí los conocemos, pues es mentira, al menos en ESCOCIA hay antros y nosotros visitamos alguno que otro. No es el caso del BENNETS BAR de EDIMBURGO, un local con espacio para bar y otro para restaurante que llama la atención desde el principio. Una fachada verde y unas VIDRIERAS EMPLOMADAS captan la mirada del peatón desde que se percata de su existencia. Efectivamente, este pub es todo un emblema de la ciudad desde 1839, pero es con el nuevo King's Theatre, que está justo al lado, que el bar se convertirá en un "garito" de moda, sobre todo, entre los actores de dicho teatro.
  • Taberna Can Roca El barrio de Sant Andreu es uno de esos barrios que todavía respiran ese aire de antiguo pueblo anexo a la Barcelona más céntrica y que parecen funcionar a un tempo más pausado y ajeno al bullicio turístico del centro. Y es en pleno centro de este acogedor barrio, en la calle Gran de Sant Andreu, donde se encuentra la "Taberna Can Roca", que lleva en funcionamiento MAS DE 100 AÑOS y que es un reflejo fiel y memoria viviente de cuando Sant Andreu ejercía de puerta de entrada a Barcelona y acogía en sus posadas y fondas a innumerables viajeros. Lógicamente, los tiempos han cambiado y las posadas y fondas han ido desapareciendo o concentrándose en otros lares, pero la taberna Can Roca, en vez de desaparecer, ha evolucionado y se ha reinventado hasta llegar a nuestros días como un Bar - Restaurante familiar. La taberna que ejerció en sus inicios y durante más de 80 años como bodega de vinos y licores a granel cambió su oferta a partir del año 1975 y acondicionó el local con mesas para ofrecer sus servicios de restauración. A consecuencia de este cambio, eliminó sus barriles y barricas de vino y dejó de ofrecer servicio de venta a granel. Mantuvo eso sí, algunos elementos característicos como las viejas neveras de madera, que le confieren ese aire atemporal de bodeguita de barrio.
  • La Bodegueta d’en Miquel La Bodegueta d´en Miquel es un pequeño y acogedor establecimiento situado en la zona de Nou Barris de Barcelona y que funciona como bar-bodega desde hace ya más de 50 años, si bien es cierto que en sus orígenes tan solo funcionaba como bodega de vinos. Siguiendo la evolución lógica y casi invariable en la mayoría de bodeguitas de barrio, con el tiempo ha ido ampliando la gama de productos a la venta añadiendo conservas, embutidos y otros productos al uso, amén de ofrecer el consumo de los mismos en el propio local. Cabe destacar en su regencia actual (el local ha sido traspasado en diversas ocasiones) el esmero que ponen a la hora de proponer una cuidada oferta gastronómica y que va más allá de lo que cabría esperar de una bodeguita típica sin llegar, eso sí, al nivel de un Quimet&Quimet.
  • Taverna Can Margarit En pleno corazón del Barrio de Poble Sec de Barcelona, en el extremo superior de la calle de la Concòrdia, se encuentra la “Taverna Can Margarit”, un establecimiento que destaca por su ASPECTO INTERIOR y también por una oferta gastronómica muy ecléctica y casera que abarca desde platos típicos de la cocina catalana hasta platos más propios del Sur de España. El local llama la atención ya desde el exterior por su amplia y vieja puerta de madera de color rojizo que, una vez atravesada, da lugar a una amplia sala de techos muy altos, repleta de barricas de vino, que funciona a modo de sala de espera y en la cual te invitan a servirte, de forma gratuita, los VASITOS DE VINO que tengas a bien degustar para hacer más amena dicha espera. La sala dispone da algunas mesitas y tiene una estética rústica a base de GRANDES VELAS, tinajas, barriles y la imprescindible NEVERA DE MADERA propia de las bodegas añejas.
  • Bodega L’Avi Manel Actualizado el 27-7-2015. La bodega ha cerrado. _________________________ Después de unas semanas poco productivas en la búsqueda de nuestros bares auténticos, hemos reiniciado nuestra actividad y hemos visitado una bodega situada en pleno Eixample de Barcelona. Se trata de la Bodega de l´Avi Manel y, como su nombre indica, es un pequeño establecimiento que funciona como bar y también como tienda-bodega, con sus vinos en BARRICAS DE MADERA. El aspecto general es de un LOCAL AÑEJO pero bien conservado, no muy amplio pero con techos altos y que invita a sentarse en una de sus típicas mesas hechas con barriles de vino. Sin duda, lo más característico, además de las ya citadas barricas repletas de vino, es la gran nevera ,también de madera, que preside solemnemente el espacio. Posiblemente, sea una de las más grandes que hayamos visto en ningún otro local y está en un muy buen estado; una nevera preciosa con muchísimas puertas y seguro que mucha historia en su interior. Al fondo del establecimiento se encuentra una pequeña vitrina mostrador donde se exponen los productos a la venta- no es la más lucida en cuanto a oferta ni aspecto general del género- y una pequeña barra a continuación. A modo de trastienda. se encuentra la cocina–almacén que queda parcialmente a la vista de los clientes.
  • Bar All’antico Vinaio – Firenze Paseando por la preciosa ciudad de FLORENCIA (Italia) nos encontramos con este pequeño bar que, como si nos conociese ya de antes, reclamó nuestra atención de inmediato. Es, sin duda, un lugar muy particular a la par que centenario, siendo éste uno de los bares más antiguos de la ciudad. Si bien, hoy día, está regentado por Daniele y Tommaso, dos chicos muy simpáticos y enérgicos, la esencia y la historia de All'antico Vinaio perdura.
  • La Bodega (de Sants) Los dueños de esta bodeguita de Sants (Barcelona) compraron el local allá por el año 1948, una época que nos queda tan lejana que casi se vislumbra en blanco y negro; pero ahí permanece, impertérrita y prácticamente ajena a los cambios modernos. De planta alargada, la Bodega es sencilla en todo su concepto: una barra al entrar y unas pocas mesas al fondo, todo acompañado de unas barricas repletas de vino y unos estantes que nos muestran el género en venta: refrescos, vino, cava, licores varios, cervezas... El extenso horario de la bodega es indicativo de que este lugar ejerce, básicamente, haciendo honor a su nombre y vendiendo vino a granel; y es que, al no tener cocina, lo único que uno se puede echar a la boca son chips, olivas y conservas varias, cosa que no parece suponer problema alguno a la fiel parroquia del local.
  • Coctelería Dry Martini Hace apenas unos dias hablábamos de la publicación británica Drinks International, pues hacía su lista de los 50 mejores bares del mundo, siendo el DRY MARTINI uno de los 2 españoles que entraban en ella. Así pues, y siendo todo un clásico de Barcelona, decidimos hacerle una visita, la primera en nuestro caso, a decir verdad. Y no habíamos entrado nunca antes por un solo motivo, pues siempre se había asociado esta coctelería a un ambiente muy distinguido, algo carca incluso y cuya clientela rondaría una edad media de 40-50 años. Probablemente, fue así en tiempos pretéritos, pero hoy en día y, seguramente, gracias a la proyección internacional de JAVIER DE LAS MUELAS, la realidad es muy distinta.
  • Bar Pastís Actualizado 24-7-2015. El Ayuntamiento ha manifestado su intención de hacer lo posible por la permanencia del bar Pastís. _____________________ Poco le queda a la ciudad de Barcelona de aquella época canalla en la que la vida en algunos bares, sobre todo en los barrios del Raval y el Gótico, era toda una experiencia, en ocasiones hasta mística. El Kentucky, el Cangrejo y el BAR PASTÍS son referentes de unas cuantas generaciones que mucho podrían contar de lo vivido en ellos. El Bar Pastís, a pesar de todo, sigue en pie desde hace más de 65 años (abierto en 1947). Y decimos "a pesar de todo" porque cuenta en su haber con varias denuncias vecinales, que se quejan del ruido y de la música año tras año. Sí, ha estado a punto de ser clausurado pero su dueño se aferra a esos poquísimos metros cuadrados que son toda una manifestación del "horror vacui": fotos, objetos varios, botellas, rótulos, óleos (pintados por su primer dueño), caricaturas, recortes de periódico... Todo acompañado por MÚSICA FRANCESA, referencia de aquellos tiempos más bohemios y en los que sus primeros dueños buscaban recrear al ambiente de los locales de Marsella y de París.
  • Bar Kentucky Si hablamos de uno de los barrios históricamente más canallas de la noche barcelonesa tenemos que hacer referencia ineludible al otramente llamado BARRIO CHINO, en pleno corazón del cual se halla el Bar Kentucky. Dicho bar, junto con muchos otros establecimientos de la zona como El Cangrejo, forman el enjambre de ocio nocturno de estilo añejo y atemporal, al margen de las grandes tendencias de diseño, y son fieles testigos de las aventuras taciturnas y no siempre confesables de gran parte de la población, sobre todo autóctona de la ciudad condal. El Kentucky debe su nombre a la masiva presencia de marines norteamericanos (U.S. Navy) que desembarcaban en Barcelona por los años 50-60-70 y que desahogaban sus penas y daban rienda suelta a sus impulsos más humanos en los bares próximos al puerto. De esta manera, y con su nombre como reclamo, el establecimiento tuvo su auge como cobijo de marines, comerciantes, prostitutas y todo tipo de personajes de lo más variopinto, dispuestos a sacar tajada de los dólares recién llegados.
  • Bar Casa González En uno de los barrios con más densidad de bar por metro cuadrado de Madrid nos encontramos CASA GONZÁLEZ, un bar-tienda que llama la atención, sobre todo, por su fachada, de un encanto único y totalmente vintage. Lo que en su día fueran LOS ESCAPARATES, hoy forma parte de la distribución de las mesas, lo que da pie a estampas bucólicas desde el exterior. Casi 100 son los años que lleva en la calle León el Casa González, aunque solo unos 20 ejerciendo como tienda y como bar. Se ve que han mantenido gran parte de la decoración original pero que lo que fuera, en su día, almacén y vivienda de los propietarios, ahora es la prolongación del bar, que empieza en la misma tienda. Neveras de antaño, estanterías antiguas... la decoración está gratamente acompañada por una selección de vinos y productos cuidadosamente colocados, como el GRAN SURTIDO DE QUESOS que encontramos en una de las vitrinas frigoríficas.
  • Bar La Venencia Bar La Venencia De visita por Madrid a la caza de más Bares Auténticos para nuestra base de datos, decidimos acercarnos hasta la Venencia, un bar que responde perfectamente a los parámetros que establecimos en el inicio de nuestra andadura. Se le podrán reprochar algunas cosas a este establecimiento (¡siempre hay variedad de opiniones, gracias a Dios!) pero no cabe la menor duda de que es un SITIO PECULIAR y bastante auténtico. A pesar de que sus propietarios actuales lo regentan desde hace aproximadamente unos 25 años, la decoracion e idiosincracia del mismo no ha variado con respecto a sus anteriores dueños. A simple vista no llama mucho la atención, rodeado como está de la infinidad de bares de toda índole que se pueden encontrar por el BARRIO DE HUERTAS, pero, una vez cruzas la puerta, te imbuyes de un AMBIENTE A BODEGA DE PUEBLO emfatizado por el aroma a vino y el aspecto añejo y envejecido del espacio.