Blog

Bar El Xampanyet

Este es uno de los bares de tapas más conocido de Barcelona y, definitivamente, el más popular del barrio del Borne, y es que los dueños no han dudado en publicitarse en guías varias para extranjeros, por lo que, lo habitual, es encontrarse el local abarrotado de hiper rubios de nariz sonrosada, entre otros.

Pero en este caso, El Xampanyet cumple las condiciones exactas para ser un BAR AUTÉNTICO, pues lleva abierto desde hace más de 80 años y, seguramente, mantiene casi intacta la decoración, entre abarrotada y caótica. Sus dueños son un matrimonio autóctono que sigue ahí, al pie del cañón, pues lo normal es encontrártelos tras la barra, sirviendo el mítico xampanyet (una especie de champán muy suave) o pululando entre las mesas.

Además de por el xampanyet, el bar es conocido por sus ANCHOAS y por los platillos de EMBUTIDO IBÉRICO y queso seco que sirven, todo ello de muy buena calidad a excepción de la tortilla de patatas, que es bastante regular. Eso sí, tenemos que puntualizar que, a pesar de que sus anchoas son famosas, nada tienen que hacer con las del bar Salvat.

Bar Mundial

Actualizado el 12-01-2016. Hemos añadido fotografías de nuestra última visita: chipirones, pimientos del padrón, calamar ibérico y bacalao en salsa de soja. Salimos rodando, eso sí, todo estaba riquísimo.

———————–
Escondido en el barrio del Borne de Barcelona se encuentra el emblemático bar Mundial, un clásico que lleva abierto desde 1925 y que, poco más o menos, mantiene la misma estética de antaño: suelo de terrazo, paredes alicatadas, mesas de hierro forjado… aunque también hay una parte ampliada sin ningún rigor estético pero con afán de hacer más caja.

Llama mucho la atención que el local esté forrado, casi en su totalidad, de fotografías antiguas de boxeadores e, incluso, de un mural enorme a modo de collage coloreado con más retratos de boxeadores. Preguntando, nos enteramos de que hubo una época, del 1929 al 1967, en el que aquello era un punto de encuentro de una peña de boxeadores, así que no sólo descubrimos que todo tiene un por qué sino que agradecemos que hayan optado por mantener ese look tan auténtico y carismático.

Si bien el Mundial parece ser especialista en marisco, optamos por pedir clásicos del menú, como unas patatas bravas, pimientos del padrón, una cazuelita de chistorras y, fuera de carta, un bacalao con chips de butifarra negra.