Blog

Bodegas Castañeda

Seguimos en GRANADA para visitar las BODEGAS CASTAÑEDA, un bar por todos conocido por sus años de existencia, por sus generosas tapas gratuitas, por el encanto del lugar… y es que Bodegas Castañeda reúne muchas de las características necesarias para ser auténtico de verdad.

Con una estética típica de la zona, podemos ver jamones colgando encima de la barra, el busto de un toro presenciando todo lo que allí dentro acontece, barricas de vino… todo ello «adornado» por un ejército de camareros, todos varones, debidamente uniformados con el traje clásico de camarero: pantalones negros y camisa blanca de manga corta.

Muchas veces, en conversaciones nuestras e, incluso, en artículos aquí escritos, hemos comentado cómo LA PROFESIÓN DE CAMARERO SE ESTÁ PERDIENDO por varios motivos pero, principalmente, porque hoy en día nadie aspira a ser camarero y, seguramente, tampoco se paga como se debiera. Pues bien, tras visitar varias ciudades del sur de España en nuestra Ruta, podría decir que es por esas tierras donde todavía encontramos bastantes profesionales del sector, que saben lo que hacen pero, además, lo hacen con mucha educación y simpatía; en definitiva, respetando al cliente y transmitiendo su pasión por la profesión.

Bodegas La Mancha


Abierto desde 1958, nos encontramos el bar BODEGAS LA MANCHA, escondido en una calle algo estrecha y poco transitada por el peatón, a pesar, eso sí, de que está ubicada en todo el meollo de la ruta del tapeo de GRANADA.

Sus años de historia le han servido para instaurarse como un clásico para los granaínos, al cual acuden, sobre todo, para probar sus bocadillos y sus vinos. Además, cuentan con una carta de tapas y raciones, opción por la que optamos nosotros.

La estética es la típica de bodega que podemos encontrar por estas tierras, paredes alicatadas con motivos geométricos, jamones colgados del techo… aunque aquí hay algo que llama la atención y es SU FACHADA, totalmente de madera y tallada hasta el último milímetro, incluyendo el propio nombre del bar; digna de ver, sí señor.

El mal de la tapa gratis


Casi siempre que pienso en GRANADA y en las tapas me acuerdo de una noche, hace algunos años, tomando algo con las amigas y ellas, todo autóctonas, cabreadísimas porque ya hacía un buen rato que nos habían traído las bebidas pero no las tapas y mientras, yo, las observaba bastante sorprendida.

Al contrario de lo que se suele pensar, que en toda Andalucía se da tapa gratis con la bebida, es Granada una de las pocas ciudades que mantienen esta particular tradición y a unos niveles que, muchas veces, se vuelve desproporcionada.

Granada de Tapas 3ª edición



La gente de Granada está de enhorabuena; si ya son afortunados por vivir en una de las ciudades más bellas, turísticas y en las que mejor se tapea de España, ahora viene la 3ª edición del concurso GRANADA DE TAPAS.

DEL 17 AL 20 DE MARZO DE 2011, restaurantes y bares de la ciudad pondrán toda la carne en el asador para ofrecer su mejor tapa a los comensales y los mejores se llevarán su merecido premio. Eso sí, el precio de la tapa+bebida la establecerá cada local, valorando la materia prima utilizada y lo que se pida cada uno para beber, claro está. En cualquier caso, cabe recordar que la tapa que viene con la bebida, más allá de este evento, siempre es gratuita.

Bar Chikito

Actualización 31-12-2014. Fallece Luis Oruezábal, propietario del bar-restaurante Chikito, debido a la mala combustión de una chimenea. Vía Ideal Digital.
____________________________

El bar-restaurante Chikito es casi un emblema de la ciudad de Granada, pues es conocido por todos y a él acuden granadinos, foráneos y algunos famosos para saborear una buena cerveza o un vasito de vino, siempre acompañados de una suculenta tapa, o comer en el restaurante.

Pero el bar y el restaurante están divididos, además de tener un horario distinto, así pues, entrando por la puerta principal nos encontramos un pequeño espacio que alberga la barra del bar y un mínimo espacio para que los clientes se tomen su aperitivo o caña, siempre, claro está, amenizados con una tapilla que, por mi última visita, puedo decir que no es nada desdeñable. A saber, un platillo con una especie de ensaladilla rusa sin mayonesa y una croqueta de pescado.

El Chikito, además, tiene sus paredes atiborradas de fotografías y cuadros, testimonios de gente conocida que ha pasado por ahí y que, en mayor o menor medida, ha querido dejar plasmado su sello de identidad (son muy graciosas algunas de las ilustraciones en modo de parodia). De hecho, entre 1919 y 1925, personajes como Federico García Lorca acudían al entonces llamado Café Alameda para las tertulias entre literatos.