Blog

Café Roch


Estamos en Pamplona, en el casco viejo, visitando uno de los pocos bares auténticos que quedan ya en esta maravillosa ciudad. Con los 100 años más que superados, el CAFÉ ROCH sobrevive a la masificación de bares y restaurantes manteniendo prácticamente toda la esencia de sus inicios, ya que mobiliario, paredes, la barra de bar de mármol… prácticamente todo es original.

Este pequeño bar lo abrió Eugenio Roch en 1898, un catalán de Tortosa que, al principio, solo ofrecía ron y café y que desde bien el principio se convirtió y sigue siendo centro de tertulias entre pamplonicas, pintores y alguna que otra celebridad, como Ernest Hemingway.

Café Iruña cumple 125 años

Para nosotros, PAMPLONA es una de las ciudades con más encanto de España; le tenemos un afecto especial por las amistades que allí tenemos y por vivencias varias; además, todo el casco antiguo es una maravilla digna de visitar. Claro está, uno de los mayores encantos y que aquí concierne es el bar más conocido y emblemático de la ciudad: CAFÉ IRUÑA.

Situado en la Plaza Castillo, el Café Iruña está de celebración ¡125 años! se dice pronto. De amplio salón y fachada majestuosa, este café se ha hecho famoso a lo largo de los años por visitas célebres, sobre todo por el escritor ERNEST HEMINGWAY, quien frecuentaba el local para tomarse su ginebra en la terraza y de quien se ha erigido una escultura en el anexo al local, un bar de dimensiones muy reducidas que invita a la lectura y a la reflexión.

Café Iruña

Sobran las palabras cuando se trata de hablar del CAFÉ IRUÑA de Pamplona. ¿Quién no conoce este lugar, haya o no estado en la ciudad de la fiesta popular más famosa de España a nivel internacional?

Situado en la Plaza Castillo, en pleno centro, emerge el grandioso y fantástico Café Iruña, que sirve a sus clientes desde 1888 en un espacio diáfano, repleto de mesas de mármol y pies de forja y las típicas sillas de madera torneada. Las paredes denotan una decoración de siglos atrás, con grandes espejos, molduras y escudos de apellidos nobles.

El café ofrece menús o tapas típicas del lugar como son los fritos (nosotros optamos por el de jamón y queso, que de aspecto son similar a las bombas), LAS RABAS o los pinchos, y algunas más comunes como son las patatas bravas.