Blog

Bodega L’Avi Manel


Actualizado el 27-7-2015. La bodega ha cerrado.
_________________________

Después de unas semanas poco productivas en la búsqueda de nuestros bares auténticos, hemos reiniciado nuestra actividad y hemos visitado una bodega situada en pleno Eixample de Barcelona. Se trata de la Bodega de l´Avi Manel y, como su nombre indica, es un pequeño establecimiento que funciona como bar y también como tienda-bodega, con sus vinos en BARRICAS DE MADERA.

El aspecto general es de un LOCAL AÑEJO pero bien conservado, no muy amplio pero con techos altos y que invita a sentarse en una de sus típicas mesas hechas con barriles de vino.

Sin duda, lo más característico, además de las ya citadas barricas repletas de vino, es la gran nevera ,también de madera, que preside solemnemente el espacio. Posiblemente, sea una de las más grandes que hayamos visto en ningún otro local y está en un muy buen estado; una nevera preciosa con muchísimas puertas y seguro que mucha historia en su interior.

Al fondo del establecimiento se encuentra una pequeña vitrina mostrador donde se exponen los productos a la venta- no es la más lucida en cuanto a oferta ni aspecto general del género- y una pequeña barra a continuación. A modo de trastienda. se encuentra la cocina–almacén que queda parcialmente a la vista de los clientes.

La Bodegueta de Cal Pep

Hace unos años, las bodegas en las que se dispensaba vino de barrica y, de paso, te hacías un vermut con combinados de la casa era algo habitual en las ciudades de media España. Hoy por hoy, por desgracia, han desaparecido la mayoría y solo quedan unas pocas BODEGAS QUE MANTIENEN EL CONCEPTO y la imagen de antaño.

La Bodegueta de Ca’l Pep es UNO DE ESOS TESOROS que todavía quedan en Barcelona, en el barrio de Sants, para ser concretos, y tengo que admitir que me cuesta creer que así sea, dado que no se encuentra en ninguna calle comercial y su clientela es, seguramente, puramente autóctona del barrio.

Sobre la DECORACIÓN INTERIOR, podríamos decir que no existe, más allá de paredes con alacenas llenas de sifones antiguos y botellas de cristal vacías y esas NEVERAS DE MADERA tan auténticas, que para ellos es meramente funcional pero para el moderniqui de turno resulta ser una pieza vintage.