Hablamos hoy de uno de los clásicos de LA BARCELONETA, el bar Jai-ca, típico y conocidísimo bar de tapas situado en una esquina estratégica del barrio que le permite tener terracita en el exterior, aunque eso da igual, porque está siempre llenísimo de gente. La pregunta es ¿por qué?

Pues bien, el bar es un local de tintes clásicos, con paredes de madera, suelo cerámico y una barra curva que le confiere mucho carácter; eso, añadido a esa pared-mural hiper llena de botellas y, sobre todo, de BOTIJOS RARÍSIMOS y estrambóticos. Ahora, lo más destacable por sorprendente es el servicio, pues sus dimensiones son minúsculas no, liliputienses. Aviso a la futura clientela que si tenéis una talla mayor a la 44, mejor os buscáis un hueco entre coche y coche porque en el servicio del Jai-Ca no vais a caber.

En cuanto a las tapas y teniendo en cuenta la recomendación de la camarera, pedimos una de buñuelos de bacalao, unos chocos, unas croquetas y un salpicón con gambitas, siempre bien amenizado con una caña fresquita, claro está.

A excepción de los chocos, que no estaban mal (La Esquinica los supera con creces), el resto pasaba el aprobado justito, y es que tanto los buñuelos como las croquetas eran congelados, algo que, personalmente, me parece UN SACRILEGIO para un bar auténtico que tiene tanta fama y tantos clientes.

Parece ser que si en algo es especialista el Jai-Ca es por su pescaíto frito (al menos eso es lo que opinan varias personas) así que le daremos una nueva oportunidad próximamente. Para todo lo demás, haced caso de nuestras tapas destacadas, que haberlas haylas y mejores.

Bar Jai-Ca
Ginebra, 13. Barcelona
Lunes Cerrado
Martes a Sábado, de 9 a 23:30h
Domingo, de 9 a 22:30h

Centrar mapa