Bar cutre

Cuando estamos determinando un bar como auténtico o como cutre, corremos el riesgo de provocar una discusión o, cuanto menos, un intercambio de pareceres, ya que , aunque bien es cierto que hay ciertas características muy determinantes, siempre hay un factor importante de subjetividad, o sea, de lo que a cada uno le parece.

En cualquier caso, para poder entrar en un bar y decir «¡este bar es auténtico!», tiene que ser, para empezar, un local antiguo, que lleve abierto una cantidad de años considerable; así que quedan descartados los bares minimal, vintage falsos, lounge, café lounge, Starbucks y demás franquicias.

Un bar cutre es “Pobre, descuidado, sucio o de mala calidad”.

Visto que ya hemos asumido que el bar auténtico tiene una pátina de los años que pasan, es natural que la decoración del mismo sea un claro reflejo de que aquel lugar tiene historia. Así pues, en la inmensa mayoría de ellos veremos que abundan las sillas de madera tipo Thonet (ejemplo: Bar Sol Soler) o esas de acero y melamina que nos recuerdan a parvulario (como en la Bodega Bar Salvat).

Las mesas suelen ser de mármol blanco y patas de hierro forjado ( Bar La Plata); el suelo es cerámico, ya sea terrazo o pavimento de mosaico hidráulico (por el que me decanto sin lugar a dudas) y las paredes suelen ir alicatadas o, en su defecto, pintadas.

Llegamos al servicio, a los camareros que nos atienden y que, naturalmente, irradian simpatía porque viven de una profesión que les gusta, visten de uniforme clásico y, a poder ser, te toman notan en un bloc blanco y boli Bic, cristal o naranja, aunque diría que este último ya no existe, (¿será porque escribían demasiado fino y no gustaban?). Ahora, me quito el sombrero ante esos camareros que son capaces de memorizar cualquier pedido, por muchos clientes que haya en la mesa. Se merecen un premio, un reconocimiento, un Nobel, algo…

Entonces, ¿CUÁNDO UN BAR ES CUTRE PERO NO AUTÉNTICO? Cuando no tiene alma, cuando es pretencioso y nada más, cuando es algo más que decadente, cuando es feo, cuando es realmente feo… Ya lo dice la Real Academia de la Lengua: “Pobre, descuidado, sucio o de mala calidad”. Más claro, agua.