Bar Marsella

Bar Marsella

En Barcelona, como en tantas otras ciudades del país, existen una serie de locales que SOBREVIVEN AL PASO DEL TIEMPO y que podríamos catalogar de grandes clásicos. El Bar Marsella, que es el que nos atañe en esta crónica, es sin duda uno de estos locales.

Inmune a todos los cambios que ha sufrido el barrio del Raval, históricamente uno de los más canallas y actualmente bastante más ecléctico, el local pasa bastante desapercibido a primera instancia, pero conviene fijarse y adentrarse en él, sin duda.

El bar ha sido REFUGIO NOCTURNO de multitud de artistas como Ernest Hemingway y gente de lo más variopinta, desde finales del siglo XIX hasta ahora, y se mantiene inalterable en su concepto y oferta.

Se trata de un bar exclusivamente de copas que solamente abre de noche y cuyo principal atractivo, más allá de su arquitectura interior, es su bebida estrella: la ABSENTA. Dan fe de ello la incesante multitud de turistas que entran sin parar en cuanto abren las puertas y que sucumben a la litúrgica preparación de este licor por unos módicos 5 EUROS.

 

Su bebida estrella es la absenta

 

El local es amplio y despejado y llama la atención por su PAVIMENTO HIDRÁULICO, tan característico en Barcelona, por sus muebles añejos, sus vitrinas repletas de botellas y, sobre todo, por los TECHOS COMPLETAMENTE DESCONCHADOS y llenos de telarañas ¡¡qué sospechamos sean del mismo siglo XIX!!

Solera, un aire atemporal y encanto bohemio para un bar de visita imprescindible. No son pocos 200 años y suerte hemos tenido de que el Ayuntamiento de Barcelona lo comprase para salvarlo y mantenerlo, pues sus entonces propietarios preferían darle carpetazo y embolsarse un dineral a costa del Marsella.

Bar Marsella
Sant Pau, 65. Barcelona
De Lunes a Jueves de 21 a 2:30h
De Viernes a Sábado 21 a 3h
Domingos cerrado

* Este y otros bares los encontrarás en nuestro libro «Bares Auténticos Barcelona«

Centrar mapa

16 Replies to “Bar Marsella”

  1. Lo frecuentaba, pero dejé de hacerlo por la prepotencia dem dueño.
    Delante mio le dió una bronca a un camarero que llegó a la humillación..
    Nunca más..
    El Ayuntamiento de debería dedicar a otras cosas en vez de dedicar nuestros impuestos a la compra de edificios para que siga este bar..

    1. El comportamiento que comentas es inaceptable pero una cosa es reprocharle al gerente su actitud y otra es luchar por mantener la esencia de tu ciudad, y el Marsella lo es. Nuestros impuestos también van a mantener las obras de Gaudí y bien que se las cuida, mima y vende al turista…. No veo por qué no se debe hacer lo mismo con bares centenarios. Si no, al final seremos un gran Starbucks…

  2. Fuimos con mi pareja a recordar los viejos tiempos. Cuando llegamos el local no estaba lleno y nos sentamos en un mesita elevada entre la barra y la puerta principal. Pedimos un par de copas y al cabo de un ratito salimos a fumar un cigarillo fuera y nos pusimos a hablar con el portero sobre la compra del edificio por parte del ayuntamiento para evitar que cierren el legendario bar. No pasaron ni 5 minutos que pude entrever como nos quitaban la mesa y las copas. Entre corriendo reclamando nuestro sitio y nuestras copas, cuando uno de los camareros, un grandullón alemán empezó a gritarme de que no habiamos avisado que estabamos fuera. Fue muy desagradable y grosero, parecia que estuviese haciendo una demostración delante de todo el mundo insultando y haciendo demostración de poder presumiendo de que ese era el «Marsella». No hubo manera de entrar en razón, el hombre se crecía cada vez más y me sentí muy mal. Fue una experiencia humillante y horrible!

  3. Una lástima pero si yo soy el dueño del terreno y me hacen una oferte de 500 millones y ahora me estoy ganando 2000 euros al mes,de que sirve ser Bohemio,soñador ……y esa nostalgia .Hay que ser realista y con los tiempos que corren coger todo lo que se pueda y más.El dinero es el dinero.de aquí a 2 años no se podrá ni pagar esa miseria de alquiler.Lástima pero estos políticos nos han llevado a esto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notifícame nuevos comentarios por e-mail. También puedes suscribirte sin comentar.