Larrañaga pintor de bares
“Tarde lluviosa de Domingo y mis planes de buscar ese rincón urbano de Gracia para pintar se tuercen, así que mi amigo y yo decidimos refugiarnos en algún bar cercano”

Así empieza la historia de los cuadernos de viaje de José María Larrañaga, alias JosheMari, arquitecto técnico jubilado y aficionado a la acuarela que, por inclemencias del tiempo, acabó entrando al Bar Bodega Quimet sin saber que aquella decisión sería determinante y decisiva.

La vida de una bar con solera y sus 4 paredes le resultaron tan atractivas que decidió dedicarse a las bodegas centenarias; de eso hace muchos años y muchos bocetos, pues JosheMari va ya por el 4º cuaderno de viaje dedicado exclusivamente a bares y bodegas de Barcelona; cuadernos que son pura obra de arte y exhalan, a su vez, la historia de esta ciudad. Este aparejador no se queda corto tampoco contando anécdotas de sus visitas a los bares que, por regla general, le acogen con agrado y simpatía.

Sus obras, que también plasma en su blog, se pueden encontrar en los mismos establecimientos, a quienes lleva una copia del boceto, así que si sois fieles amantes de las bodegas centenarias, seguramente ya habréis visto algunas de las fantásticas acuarelas de Larrañaga. Si todo prospera, además, es probable que las encontremos en un futuro en las librerías de la ciudad.

Larrañaga acuarela Bar La Plata

La gratificante conversación con JosheMari te lleva constantemente a rincones y anécdotas similares, hasta tal punto de descubrir que nuestros caminos, sin conocernos, se han estado cruzando en los últimos años; siempre, eso sí, entre barras, birra y barricas.

Ahora que ya nos conocemos en persona, auguro una relación repleta de relatos sobre vivencias y anécdotas de bar, el punto de encuentro por excelencia.

¡Larga vida a las bodegas!