Can Conesa entrepans
En esta interminable búsqueda de bares auténticos, hay ocasiones en las que nos encontramos con bares que no son emblemáticos por su conjunto global sino por un solo producto, una sola tapa, un solo camarero… Convirtiéndose en carismáticos y antológicos gracias a este aspecto tan concreto. Y es en este caso en el que nos hallamos con los bocadillos del Can Conesa, en Barcelona.

La fama de los bocadillos de Can Conesa es tal que casi a cualquier hora del día hay largas colas para pedir. Colas de turistas pero también de autóctonos que acuden solos, en pareja o en familia. ¿Pero es justificada tanta fama?

En la carta del Can Conesa hay opciones para vegetarianos, celíacos…

Hemos de reconocer que, a pesar de conocer el Can Conesa de siempre, nunca habíamos conseguido entrar hasta ahora. Sí que hemos vivido parte de su evolución pues hemos visto cómo el local se ha ido transformando con reformas que lo han ido modernizando pero, tal y como aseguran ellos, la esencia de la elaboración de sus bocadillos se mantiene intacta.

Don Pedro Conesa empezó a trabajar en la charcutería de Don Sancho hasta que éste se la traspasó, por allá en 1951. Era normal, entonces, que los trabajadores del Ayuntamiento y de la Diputación de Barcelona acudieran a su establecimiento a hacerse un chato de vino acompañado de queso, embutido o alguna conserva.

Can Conesa entrepans Can Conesa entrepans Can Conesa entrepans Can Conesa entrepans

 

Can Conesa usa un grill diseñado especialmente para ellos

 

Empezó Pedro Conesa a usar su fogoncillo para calentar frankfurts y terminó usando el grill para sus también bocadillos de lomo y salchicha. Hoy en día, la oferta es extensa y apta para todo tipo de personas: vegetarianos, celíacos, etc. Siempre, eso sí, elaborándolos con lo que se ha convertido en su seña de identidad: un grill diseñado especialmente para ellos en el que cocinan sin grasas añadidas.

El resumen de nuestra breve experiencia es que merece la pena hacer cola. Los bocadillos de Can Conesa no son nada sofisticados pero están realmente buenos y son perfectos para hacer una parada rápida antes de seguir nuestra ruta por el barrio gótico de Barcelona.

Can Conesa
Calle llibreteria, 1 (Plaça Sant Jaume)
De Lunes a Sábado, de 8:15 a 22:15h
Domingo cerrado.